“La nacionalización de Bankia era un movimiento lógico, ya que es una entidad sistémica que el Estado no podía dejar caer, el problema es que se ha hecho muy tarde”, opina Carlos Ladero, analista de Estrategiasdeinversion.com.


En cambio, “si el Estado no hubiera entrado en Bankia, lo habría tenido que hacer en Bancaja, que era su mayor problema. Ésta era una caja cuyos directivos eran políticos del PP de la Comunidad Valenciana y, al final, estamos pagado los platos rotos de los políticos con un SIP”.

El que el Estado haya entrado en Bankia a través de BFA “es bueno porque no diluye tanto al accionista, aunque la espantada actual de los accionistas es normal. Parte de ellos son personas procedentes de convertibles que se tuvieron que quedar con las acciones. No obstante, cuando el inversor muestra pánico es cuando un valor está haciendo suelo, lo que podría ser el caso de Bankia”.

¿Cuándo recuperará el Estado la inversión en este banco? “depende del sistema financiero español, de que el grupo financiero Bankia se sanee, de que no haya una gran fuga de capital…”.

No obstante, “el que haya clientes que estén sacando masivamente sus depósitos de la entidad no tiene sentido”, dice Ladero, “porque, al estar el Estado dentro, están garantizados hasta 100.000 euros”. Para el experto, “el único problema y grande lo tienen los accionistas, especialmente los que provienen de convertibles en deuda subordinada porque están condicionados a que la entidad entre en beneficios para cobrar”.

¿Qué pasará con la acción? “es cierto que, aunque ha caído mucho, se puede perder aún más. El 90% de las ventas que están habiendo en estos días es por accionistas propios mientras que, hasta ahora no caída porque estaba sostenida por la autocartera. Ahora podría entrar en un lateral de varios meses, por lo que, si se necesita el dinero, quizás sea mejor vender”.

Si el grupo lleva a cabo ampliaciones de capital por parte de BFA “no afectarán tanto a los inversores de Bankia porque no lo diluye directamente y, si se hace directamente en Bankia es complicado, porque la tendrían que hacer de cara a alguien y, en este estado, no creo que nadie acuda a una ampliación de capital de Bankia”.

Aparte de las posibles ampliaciones de capital, Ladero cree que “Bankia va a tirar lo primero de las desinversiones, que son lo más líquido que tiene, por lo que estos valores se pueden ver penalizados”.

Dentro del Ibex 35, Ladero recomienda la inversión en “BME, ya que no tiene deuda, reparte un elevado dividendo, tiene una caja importante; y Endesa, que ha presentado buenos resultados y, aunque está dentro del sector eléctrico que tiene incertidumbres, me parece una buena apuesta”.

Dentro del Mercado Continuo, el experto se queda con “Ence, que en torno a 1,50 es una opción genial porque no tiene deuda, está bien estructurada y tiene parte de sus ventas fuera de España; y Almirall, que ha caído a unos buenos precios de compra”.

Para los inversores que sean de largo plazo, “tienen que buscar value, empresas que no estén muy vinculadas a España y no buscar valores que han caído mucho y se prevé que reboten un montón”.