“Parece mentira que en los tiempos en que estamos, se articule una estafa masiva del calibre de Bankia que afecte a 350.000 ciudadanos que perdieron prácticamente todo lo invertido. Y todo ello con la supervisión del que parecía el más respetable servicio de inspección de entidades financieras, que no se dio cuenta de ello. Y además, con un auditor que cobró sus servicios a precio de oro y fue una coartada perfecta para la consumación de la estafa, dado que tampoco se dio cuenta de lo que manejaba y que, entre otras minucias, sumó a riesgos activos perfectamente sanos un importe superior a 1.900 millones que eran morosos con caché”.

Las cuentas eran un ENGAÑO y no reflejaron nunca la imagen fiel y real de la situación de la entidad que, como dicen los peritos “actuales“ que han revisado la documentación: hay errores contables, morosos que compran acciones, incumplimiento de normativa y toda una colección de despropósitos que, como única disculpa del BdE a los informes de los mencionados peritos, indica que no se les atribuya el contenido de estos informes a pesar de ser empleados del BdE dado que actúan con plena libertad en sus escritos periciales. ¿Quiere esto decir que si no actuaran bajo el mandato del JUEZ y lo hubieran hecho bajo el paraguas del BdE no serían libres de exponer sus informes sobre la realidad de Bankia?

En las conclusiones periciales de los informes, la colección de despropósitos que se describen es digna de ser expuesta en el cuadro de honor de los ejecutivos que gestionaron está entidad. Y el premio gordo se lo llevan los gestores del BANCO DE VALENCIA con su consejero delegado Sr. Parra a la cabeza. Es de vergüenza que estos directivos estén disfrutando del expolio que practicaron en las entidades que regentaban-,léanse los informes completos de ambos peritos, para conocer únicamente una pequeña parte de sus fechorías.

La responsabilidad de estas actuaciones y del engaño practicado,  independientemente de sus equipos gestores, está en quién debía de ejercer de controlador y vigilante del sistema, cuya responsabilidad le compete al BdE en una parte y la CNMV en la salida a bolsa. No se puede exculpar a sus representantes y tratar de descalificar con argucias barriobajeras los argumentos periciales. Hasta tal punto se llega que, cuando estos peritos indican que no han podido acceder a la totalidad de la información solicitada sobre créditos (únicamente se ha revisado el 1% del total),  se dice que esta muestra no es representativa del total e invalida las conclusiones del escrito. La Bankia de Goirigoizari no estuvo a la altura que era de esperar y no colaboró en una petición esencial,  que era poder conocer los participes compradores principales de las acciones de Bankia en su salida bolsa, sencillamente porque eran de conveniencia, todo este cumulo de acciones y manipulaciones además de un muy largo etc. pueden ser constitutivas de delitos que podrían llegar hasta la perdida de la licencia bancaria por los gravísimos perjuicios sumados a los ya contabilizados, pero sin embargo las causas contra sus responsables directos e indirectos siguen estando y parece que lo seguirán en un limbo que nadie hasta la fecha se atrevió a ejecutar.

El papel es muy sufrido y soporta todo lo que le echen. Verán Vds. cómo nadie sale como responsable de la situación y lo pasado, pasado esta.


Rafael Montava Molina
Consultor Financiero Empresarial
rafaelmontavamolina@gmail.com