Datos recientemente publicados han mostrado que la situación económica norteamericana se está deteriorando, con un desempleo de casi el 5% y el tan seguido dato del Informe sobre Negocios del Institute for Supply Management (ISM) que cae al 47,7. Las lecturas de menos de 50 implican un sentimiento general en el mundo empresarial negativo.
Esta noticia ha llevado a que el mercado de renta variable norteamericano registre su peor comienzo desde 1932, lo cual ha producido que algunos analistas se cuestionen sus inversiones en la bolsa norteamericana. Cormac Weldon, director de renta variable norteamericana de Threadneedle, sigue convencido de que existen oportunidades muy buenas. “No se puede negar que hay problemas en la economía norteamericana, y pensamos que el consenso de las previsiones sobre el crecimiento en los beneficios es todavía demasiado alto” dice. “Pero esos resultados son para todo el mercado. Hay muchas empresas que pueden presentar buenos niveles de crecimiento y cuyas valoraciones dejan un hueco para aumentos en el precio de las acciones.” El equipo norteamericano de Threadneedle tuvo un año 2007 con buenos resultados, con una infraponderación en compañías financieras, lo que aportó gran valor añadido. Weldon todavía es precavido con el sector, pero está empezando a ver algunas oportunidades: “Estamos empezando la temporada de resultados y va a haber importantes provisiones en las cuentas por parte de los bancos,” admite. “Todavía es demasiado pronto para empezar a comprar en el sector indiscriminadamente, pero hay algunos casos en los que todas las posibles malas noticias y más se ven reflejadas en los precios, y hemos estado sacando provecho de ellos. El resultado es una reducción de nuestra infraponderación en las últimas semanas.” Los fondos se han posicionado para un crecimiento económico lento durante algún tiempo, poniendo énfasis en las empresas capaces de proporcionar un crecimiento de beneficios sostenible a través de productos nicho o exposición a la demanda internacional. Compañías tecnológicas como Apple, Google y Electronic Arts han funcionado bien en las carteras en 2007. Pero la tecnología no es el único sector que ofrece oportunidades de crecimiento no cíclicas. “Nuestro analista del sector sanitario ha generado algunas buenas ideas y hemos añadido valores como Inverness Medical y Schering Plough a los fondos en los últimos meses,” explica Weldon. A pesar de las dificultades a corto plazo a la hora de enfrentarse al mercado, Weldon es positivo respecto a las perspectivas para todo el año. “Los tipos de interés están bajando y estamos encontrando muchas empresas con balances fuertes y una buena liquidez que están bien posicionadas para capear las ajustadas condiciones del mercado de crédito que estamos viendo,” dice. “Nuestras buenas rentabilidades durante los últimos años se han basado en informarnos al detalle a nivel de mercado y apoyando el análisis con convicción en las carteras. La generación de ideas en el equipo nunca ha sido mejor y esto nos da una magnífica oportunidad de tener buenos resultados otra vez en 2008.”