ArcelorMittal ha presentado este jueves unos beneficios mejores de lo esperado para el cuarto trimestre, con el segundo mayor fabricante de acero del mundo diciendo que espera un EBITDA y un flujo de caja libre fuertes en 2022. La empresa con sede en Luxemburgo añadió que la demanda de acero "sigue siendo positiva" y se espera que crezca este año, con los inventarios ya repuestos, y que el consumo de acero, excluyendo a China, debería crecer hasta un 3%.

El resultado bruto de explotación (EBITDA) del cuarto trimestre de la empresa, la cifra más observada por el mercado, fue de 5.050 millones de dólares, casi cinco veces más que la cifra del año anterior y muy por encima de la previsión media de 4.950 millones de dólares en una encuesta realizada por la empresa.

ArcelorMittal dijo que se ha beneficiado de la recuperación económica mundial y que ve unas perspectivas positivas para el acero a medio y largo plazo, gracias a la atención prestada por China a la descarbonización y a la eliminación de las bonificaciones del IVA a las exportaciones de acero. También dijo que iniciará un nuevo programa de retorno de capital de 1.000 millones de dólares para el primer semestre del año.

A pesar de estas cuentas, el valor cae cerca de un 4% dentro del IBEX 35 en la primera media hora de sesión, en los 28,22 euros. 

Programa Practico de Estrategias de Inversión y Trading

Según explica Victoria Torre, de Singular Bank, las cuentas han superado las previsiones en las principales magnitudes, pero el mercado está decepcionado por la comparativa que tenía la empresa con respecto a las cifras del trimestre anterior.

Su CEO se muestra optimista de cara a 2022

"El repunte económico mundial posterior al levantamiento de las restricciones iniciales de Covid-19 apoyó una demanda boyante en todos los mercados, lo que generó niveles muy altos de rentabilidad", declaró el consejero delegado de ArcelorMittal, Aditya Mittal.

"Comenzamos 2022 listos para aprovechar el progreso logrado para la sostenibilidad y el éxito a largo plazo", añadió el ejecutivo, destacando que los fundamentos de la industria siguen siendo positivos, respaldados por contratos automotrices renegociados.

Asimismo, Mittal señaló que la solidez del balance de la compañía le permite invertir en las oportunidades de crecimiento orgánico más convincentes y continuar su transición hacia la fabricación de acero con bajas emisiones.