Con el sistema financiero europeo en plena reestructuración, y a pesar el intento del FMI de inyectar confianza sobre los bancos españoles, parece que el dinero de los inversores se está yendo de lleno a las entidades del país vecino. Y ello a pesar de que Francia se encuentra en la posición más débil teniendo en cuenta la posición económica