Las compañías cotizadas cuyos negocios están relacionados o dependen en gran medida del petróleo, se han convertido en algunos de los valores más penalizados desde hace meses. Ahora, tras el fuerte castigo, nos preguntamos si hay oportunidades en el sector, a qué plazo y si ya se podría decir que ha pasado lo peor. 
¿Es momento de invertir en valores muy penalizados por la caída del petróleo?
Sara Carbonell, relationship manager de CMC Markets: Creo que hay que ser muy cautos con este tema y aunque estemos viendo rebotes es difícil que el precio del crudo tenga incrementos considerables a medio largo plazo hasta que no haya recorte de la producción. Todavía las compañías ligadas al precio del crudo seguirán sufriendo con lo que en la decisión de invertir o no dependerá de la tolerancia al riesgo del inversor pero no está resuelto el problema.

Álvaro Blasco, director de ATL Capital: En este momento, las compañías españolas relacionadas con este sector como Repsol o técnicas reunidas tienen una oportunidad aprovechando los recortes. En TRE no tengo dudas y en Repsol seguimos teniendo el  tema de asimilar la compra de Talisman, que no fue muy afortunada peor cuando vemos su negocio de gasolineras le da de valor en su cotización es difícil no ganar dinero apostando por Repsol.

José Lizán, gestor de SICAVs de Auriga SV: Yo Técnicas Reunidas no lo tocaría porque cuando un valor cae un 20% en un día hasta que haga suelo y se estabilice tardará más tiempo, más cuando ha mantenido que sus márgenes se iban a mantener en cada conference call. Hasta ahora había sido una compañía completamente transparente con el mercado y en el último año han pecado de optimistas, esto es una losa para la credibilidad del valor y tendremos que verla por debajo de los 20 euros antes de hacer un suelo definitivo. En la parte de petroleras  tengo algo en Galp, porque creo que es opable, y tengo algo en Repsol, pues creo que en 8.5 euros es más compra que venga pero en 10 euros se irán todas por la borda de mi cartera.

Ramón Morell, responsable de ETX Capital: Para mí hay dicotomía entre petroleras, que tiene un proceso de deterioro en el futuro, especialmente las pequeñas. Las grandes pueden sobrevivir recortando grasa donde les sobra. Por lo tanto, yo diría olvidémonos de las petroleras y centrémonos en aquellas en que parte del coste de producción llega de la energía como constructoras, tecnológicas y compañías ligadas a la exportación.
 
¿A qué plazo invertiría ahora en estos valores?
José Lizán: Yo comprará Repsol a 2-3 meses, hasta que haga el rebote, que lo hará. Me parece que el rebote ha sido poco pero tendrá un movimiento que le llevará a zona de 10-10.5 dólares. Lo jugaría en los próximos dos-tres meses.

Sara Carbonell: Si hablamos de muy largo plazo, precios como los actuales resultan atractivos. Al final los mercados muchas veces pueden ser traicioneros y lo que hay que hacer es controlar el riesgo y tener nivel de stop claro para que la estrategia compense pero ojo con las ligadas a materias primas porque las previsiones por el lado dela demanda siguen siendo bajas para 2016.

Álvaro Blasco: Debemos hablar de medio-largo plazo, pensar en el corto plazo es difícil Vemos volatilidad extrema en los mercados, que no siguen  fundamentales sino los golpes de Bancos Centrales, que son los que mueven realmente al mercado por lo que sería prudente en el corto plazo y si invierto en alguna de ellas lo haría para seguirlas cada media hora por lo que pueda ocurrir.

Ramón Morell: Cómo estamos hablando de si hay acuerdo o no, si hay más oferta  o demanda, si EEEUU podría abrir el fracking es complicado. Trabajemos de aquí a final de año para tomar una posición interesante.
 
¿Ha pasado lo peor?
Sara Carbonell: Aún les quedan entornos complicados. Todavía tienen un 2016 que se puede complicar más.

Álvaro Blasco: Es complicado saberlo pero lo que estamos viendo es que algo se intenta mover entre los países productos. Es difícil tener un consenso para reducir la producción y para limitarla, por lo que, mientras estemos con esa inquietud de hacia dónde pueden ir los pactos, nos encontramos con que la oferta supera la demanda. Además, hay muchas instalaciones de fracking en EEUU que siguen produciendo porque, una vez se abren, tienen que agotarse porque, si no, se pierden, pero estamos viendo que no se están poniendo en marcha nuevas inversiones en fracking. Por tanto, en los próximos 6 meses se debería reducir el petróleo procedente de esta extracción y deberíamos ver una cierta estabilidad, aunque no podemos decir si estamos en el suelo o no.

José Lizán: Estamos en el epicentro del huracán. Gran parte del escenario del crudo en  30 dólares ya está bastante descontado, pero eso no nos garantiza que vaya a volver a 80 dólares en próximos trimestres. Hemos tenido una pasada de frenada, una reacción y que se estabilice en 45-50 dólares por barril, lo que se traducirá en una merma considerable de los resultados de las petroleras, que tendrán que llevar a cabo reestructuraciones, M&G, etc.
Ramón Morell: No han pasado lo peor y veremos situaciones complicadas. Aunque veamos momentos malos, la bolsa no se resentirá tanto como en momentos anteriores.