Tradicionalmente la cotización de las aseguradoras se ha movido en sentido inverso a la prima de riesgo. Sin embargo, vemos en las últimas semanas cómo este patrón de "efecto espejo" se ha roto. Mapfre y Catalana Occidente se han venido abajo, mientras el principal indicador del riesgo soberano seguía descendiendo. ¿Serán capaces de volver a superar máximos históricos con esta dinámica?



Desde que la prima de riesgo española marcara máximos en el verano de 2012 (167 puntos básicos), ha ido descendiendo y, como si de un movimiento en efecto espejo se tratara, a la par la cotización de Mapfre y Catalana Occidente subía. Este patrón se ha respetado de forma religiosa hasta los últimos meses. Así pues, mientras la prima sigue su camino descendente, la cotización de Mapfre y Catalana Occidente han caído, aunque los expertos guardan grandes esperanzas en que vuelvan a subir.

Evolución de la prima de riesgo española:
prima de riesgo


MAPFRE
Técnicamente vemos cómo Mapfre ha correspondido con subidas la tendencia bajista de la prima de riesgo desde 2012. Así pues, cuando el indicador soberano marcaba máximos en 637 pb en julio de hace dos año, Mapfre marcaba mínimos en 1,25 euros y comenzaba a subir sin parar. Desde entonces y hasta sus máximos históricos marcados en 3,45 euros en enero, la aseguradora se revalorizó más de un 170%. Sin embargo, desde dicho máximo ya pierde un 13% (y acumula una minusvalía del 1,50% en 2014). En cambio, la prima de riesgo ha continuado bajando y bajando hasta situarse en niveles de mayo de 2010.

A corto plazo, Mapfre posee un soporte en 2,90 euros. La pérdida de este nivel le llevaría a quebrar la directriz alcista que guía sus movimientos desde el verano de 2012. Por arriba su principal resistencia está en los máximos históricos, en 3,45 euros, aunque posee un freno intermedio en los 3,15 euros.

Cotización comparada Mapfre vs. Prima de riesgo española:
mapfre y prima de riesgo



CATALANA OCCIDENTE
El análisis técnico de Grupo Catalana Occidente, por su parte, muestra una situación más delicada. En este caso, la directriz alcista sí ha sido violada y, desde que marcara máximos históricos en marzo en los 31,40 euros, ya pierde casi un 10% (aunque en el año sube un 9%).

Sin embargo, si miramos a más largo plazo, observamos que Catalana Occidente, como Mapfre, también correspondió los máximos de la prima de riesgo (637 pb) con niveles mínimos en 2012 (9 euros) y dibujó una directriz alcista hasta hace escasas semanas que la perdió.

Cotización comparada Catalana Occidente vs. Prima de riesgo española:
catalana occidente



MOTIVOS PARA CREER EN LA REACTIVACIÓN DE LAS ASEGURADORAS
La varita mágica del BCE
Como hemos visto, no podemos perder la esperanza: Mapfre podría respetar el soporte de los 2,90 euros y Catalana Occidente podría desarrollar un movimiento de pull back a la directriz perdida. Pero, ¿dónde vemos los catalizadores para que estos valores se reactiven? En la acción y gracia de las políticas extraordinarias que tome el BCE pues, con unos niveles de inflación europea tan baja (incluso negativos en países como España) está claro que el organismo europeo tendrá que actuar y disposición a ello muestra ya. La clave es cuándo. Si bien es cierto que en los últimos días hemos escuchado a algunos consejeros aplazar esta decisión a junio, una vez se tengan más datos de la evolución de los precios. Además, dichos dirigente advierten a su vez de la dificultad de implementar medidas de tipo cuantitativo. De hecho, algunos han indicado que, antes de implementar un QE a la europea, se agotaría el margen de las medidas estándar o tradicionales, como un nuevo recorte de los tipos de interés. No obstante, este programa cuantitativo “no es descartable”, afirma José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup en España, “ya que la fortaleza del euro, el crecimiento ambiguo/desigual, la transmisión limitada de la política monetaria y el riesgo de deflación nos van a acompañar durante un largo periodo de tiempo”. No obstante, el experto no espera un QE de forma inmediata, “más bien en la parte final del año y por un importe, en caso de pretender ser eficaces, no inferior al 10 % del PIB”, es decir, por un monto cercano a los 1.000 millones de euros.

De hecho, Campuzano afirma que el efecto de un esperado QE “ya se siente con fuerza en los mercados. La alta demanda que se mantiene por los activos de riesgo europeos y especialmente la deuda periférica, como la española (sólo hay que mirar las subastas de esta semana de papel a medio y largo plazo) son sinónimo de adelantarse a este QE”.

Por ello, un factor a favor de que las aseguradoras se reactiven en bolsa, sería cualquier programa de estímulo económico, especialmente una inyección ingente de liquidez al mercado o QE. Esto es así porque una bajada de los tipos de interés oficiales de forma directa o indirecta -vía inyecciones de liquidez- aumentaría el diferencial de rentabilidad que las aseguradoras se embolsan por los bonos soberanos antiguos que tiene en cartera. Como las aseguradoras españolas tienen ingentes cantidades de bonos soberanos, su valor depende en gran medida de la deuda que tienen en cartera. Si esta deuda les proporciona mayor margen de beneficios (diferencia entre la rentabilidad y el tipo de interés real), también aumentará el valor de las compañías, algo que a su vez debería verse repercutido en la subida de su cotización en bolsa. Eso le lleva a afirmar a Javier Sánchez Rojas, director de Trading de RB Bolsa, “que las aseguradoras serán uno de los sectores que mejor comportamiento tendrá en los próximos meses”.

Porque ellas lo valen
Además de por motivos fundamentales ajenos a las propias compañías, la cotización de las aseguradoras españolas podría reactivase también por motivos puramente técnicos. Vemos que Mapfre y Catalana Occidente son de los valores más baratos de la bolsa española. Mapfre es el valor con menor PER del Ibex 35 (20,27x) y Catalana Occidente se encuentra entre las de menor PER del Continuo (13,18x). (Ver: “Telefónica, Abengoa, Mapfre y Repsol entre las acciones más baratas del Ibex 35”)
 
Además, los bajistas han salido completamente de Mapfre. Como destaca Carlos Rodríguez, del dpto. de análisis de Estrategias de inversión, “los cortos ya no tienen presencia en la aseguradora, tras reducir su posición desde el 0,2% del capital, lo que supone la primera vez sin ‘cortos’ desde que la CNMV comenzó a elaborar estos datos el 28 de junio de 2010”. (Ver: Bajistas; regresan a Santander, huyen de Mapfre y CaixaBank)

A esto hay que unirle que, Mapfre se quitó hace meses la incertidumbre de la venta de la participación que Bankia tenía en su accionariado. En septiembre la matriz de la entidad vendió un 12% de su participación en la aseguradora, que era del 14,99%, con lo que tras la operación sólo mantiene un 2,99% del capital. Por estos motivos, nosotros mantenemos comprada Mapfre en nuestra Cartera Premium (Ver: Incorporamos Mapfre en cartera)

Catalana Occidente, por su parte, demostró ayer mismo que ha seguido haciendo bien sus deberes. En las cuentas del primer trimestre presentadas el jueves, la aseguradora reflejó una mejora de su beneficio atribuido hasta los 59,6 millones de euros, y ha aumentado su facturación un 9,4%, hasta los 1.011 millones. De hecho, la mejora de sus números la ha animado a elevar un 4% el dividendo.