Las cotizadas que reparten dividendo se podrían haber vuelto una interesante vía de inversión en base a sus dividendos. Su retorno ha mejorado sustancialmente desde las caídas de principios de enero. ¿Podría ser oportunidad de inversión?
 
El Ibex 35 ha sido especialmente golpeado en este inicio de año. Ya no solo por el fuerte desplome desde que arrancara el nuevo ejercicio, sino porque en la comparativa con sus homólogos europeos, los más importantes, ha salido claramente perdiendo. En el 2015 desempeñó un comportamiento claramente bajista y en lo que va de 2016 el recorrido ha sido exactamente el mismo.

Sea como fuere, se ha observado como la incertidumbre global unida a la inestabilidad en la que actualmente se encuentra España, ha sido un sobrepeso excesivo sobre el selectivo español. La caída del precio del petróleo, la incertidumbre de China y los países emergentes, junto con las dudas sobre la estabilidad política en nuestro territorio, ha provocado estos descalabros en los mercados y en general la crecida del medio por parte de los inversores.

Todos los valores, sin excepción, que cotizan dentro del índice de referencia del mercado español han reducido sustancialmente su capitalización bursátil. Especialmente se ha notado más en el sector bancario o en compañías con mayor exposición al descenso del precio del crudo, entre la que sobresale Repsol.

De entre todos, los que tienen más valor en el parqué español han asumido pérdidas importantes con la corrección. Caso de Inditex (-3.713 millones de euros), de Santander (-6.164 millones de euros), Telefonica (-2.149 millones de euros), Iberdrola  (-361 millones de euros) y BBVA (-4.387 millones de euros). Solo entre las compañías que tienen mayor capitalización suman minusvalías de más de 16.700 millones de euros. Casi nada.

capitalización


Sin embargo, más allá de los factores fundamentales que pueden englobar a cada uno de los valores que se enmarcan dentro del Ibex 35, la cuestión es si podría haber generado una opción de compra. Una posibilidad de tomar posiciones quizá, ya no solo para intentar pescar un futuro rebote que termine por consolidarse, sino también por otros puntos importantes como es la rentabilidad por dividendo.

En este sentido, siempre es más que llamativo ver cuál ha sido el comportamiento del retorno por dividendo en muchas compañías del parqué español que actualmente tienen políticas de retribución al accionista. Y lo que muestran los números es que se ha producido un incremento importante en este aspecto.

¿Cuáles son las rentabilidades más atractivas tras las caídas?

La que encabeza sin lugar a dudas el aumento del retorno por dividendo es Repsol. Al margen del debate que nos asiste en este momento, en el cual en base al desplome del precio del crudo y del empeoramiento del negocio de la petrolera española se podría recortar o suprimir su programa de compensación a los inversores, el rendimiento por pago de dividendos se ha incrementado de manera espectacular desde las caídas de comienzos de enero.
 
Si el pasado día 4 de este mes, justo cuando comenzaron a producirse violentos retrocesos en los mercados por los datos publicados por el gigante asiático, su rentabilidad por dividendo se encontraba en el 9,83%, en estos momentos supera el 11,2%. Es decir, un diferencial de un 1,32% más desde que se iniciara el proceso correctivo del presente periodo.



Asimismo, otra de las que ha estado penalizada por la sangría de las materias primas y del precio de los metales ha sido Acerinox. La rentabilidad por dividendo en la acerera española ha sido la segunda que más ha repuntado en estos días desde los descensos provocados por China y el petróleo. En su caso en concreto ha pasado de estar en el 4,95% a llegar al 5,83%, lo cual sería un 0,87% más de retorno para el inversor en base al precio de las acciones.
 
rentabilidad por dividendo


También dentro del sector bancario hemos visto importantes subidas en la rentabilidad por dividendo de muchas compañías a consecuencia de estas pérdidas generalizadas en la bolsa española. Es el caso de BBVA o Caixabank, donde el porcentaje del rendimiento por dividendo ha escalado un 0,6% en relación a principios de mes. Para la primera hasta el 5,64%, mientras que para la segunda hasta un 5,17%.



A todas estas, si nos ceñimos a las que han tenido mayor variación positiva, se unirían Técnicas Reunidas, cuyo retorno por dividendo es del 5,02% –un 0,62% más que antes de las caídas–, Banco Popular, con un rendimiento por dividendo del 3,95% –lo cual es un 0,61% más– o Mapfre, con una rentabilidad por dividendo del 6,9%, que representa una variación del 0,55% desde que se produjo el desplome en enero.