No es el único que, en las últimas sesiones, se ha posicionado bajista sobre la entidad que preside Ángel Ron aunque sí la que le ha fijado un precio objetivo más bajo.

Los indicativos de que Banco Popular podría seguir cayendo están encendidos. Al menos cuando son las recomendaciones de los brókers la variable a seguir. En la jornada de hoy Berenberg ha recomendado la venta de los títulos de la entidad con un precio objetivo de 1 euros. Un precio que se coloca por debajo de la media del consenso – en los 1,42 euros – pero que ha ido acompañado de continuas reducciones del mismo en el último mes.



De hecho, son minoría de expertos los que recomiendan, aprovechar los bajos precios de la entidad, para comprar. Un 14% del total de analistas que cubren en el valor recomienda comprar frente al 55% que opta por mantener y el 31% que son “vendedores” de la acción.
No sorprende si pensamos que la compañía cotiza con pérdidas de más del 47% en lo que llevamos de año, de hecho es la más penalizada del selectivo.  La lectura en indicadores técnicos también le coloca en lo más bajo de la lista con una puntuación de cero, tendencia bajista en  todos los plazos y tanto momento como volatilidad que son negativos para la compañía.





Desde un punto de vista fundamental, la compañía fue una de las que más sufrió al calor de los test de estrés, que evidenciaron que la compañía podría tener alguna “debilidad” en caso de que la situación se pusiera algo complicada. Aunque también es cierto que los resultados podrían haber sido algo inferiores en alguna de estas entidades aunque también hay que apuntar que, en el caso concreto de Banco Popular, la nota del 6,6% no recoge la ampliación de capital que cerró el pasado mes de junio.