El acuerdo alcanzado entre demócratas y republicanos para aumentar el techo de deuda ha dado alas a todos los mercados de renta variable y, por supuesto, al americano, queha visto como en 48 horas dejaba la semana más negra del año, para encarrilar el camino de las ganancias y todo gracias a una decisión política. Europa, mientras tanto, sigue en terreno positivo a excepción tan sólo del Ibex 35.

Mañana se acaba el plazo para llegar a un punto de entendimiento y la clase política estadounidense ha demostrado ser una experta en aquello de dilatar los plazos. De cara a la apertura, el Dow Jones cotiza con avances del 1,17%, el S&P 500 del 1,14%, y el tecnológico Nasdaq del 1,4% dejando atrás la peor semana en lo que llevamos de 2011 con pérdidas superiores al 4%. 

La agenda del día otorga además un respiro hasta después de la apertura de la jornada regular. Una vez despejada la mayor incógnita que pesaba sobre la economía estadounidense, los inversores podrán prestar mayor atención a las cifras de gasto en construcción y al índice ISM manufacturero.

A ello se suman los resultados empresariales de HSBC, entre otros, que han sorprendido para bien entre los inversores y que contrasta con el anuncio, también este lunes, del recorte de más de 30.000 puestos de trabajo dentro de la compañía.

Por su parte, Allstate Corporation ha visto cómo se desplomaban sus cuentas, con unas pérdidas del 268% tras la catástrofe nipona. Mientras que Loews Corporation no ha alcanzado las estimaciones de los analistas aunque sus números no han sido del todo negativos.

El par euro/dólar rebota un 0,44% y se coloca, de nuevo, en el 1,44; mientras que el crudo Texas avanza más de un punto porcentual y se coloca en los 96 dólares largos. La onza de oro se compra hoy a 1,618 dólares.