Sacyr Industrial lidera el consorcio que se ha adjudicado el contrato principal para la nueva planta cementera de Potosí (Bolivia) firmado con el SEDEM (Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas) para ECEBBOL (Empresa Pública Productiva Cementos de Bolivia). Este contrato EPC por importe de 241 millones de dólares es el segundo de similares características en Bolivia (tras la adjudicación de la cementera de Oruro en 2015) y el tercero en Sudamérica tras la adjudicación el año pasado de la línea de Riobamba (Ecuador).

 


El contrato incluye el diseño greenfield, construcción, montaje y puesta en marcha de una nueva línea de clínker con una capacidad de 3.000 toneladas por día y la línea de cemento para producir hasta 1,3 millones de toneladas de cemento al año. El proceso de fabricación de clínker requerido es el proceso por vía seca, por lo que la planta contará con las siguientes unidades de proceso principales: trituración primaria, parque de prehomogeneización, molino vertical de crudo, silo de crudo, torre de precalcinación en 5 etapas, horno rotatorio, enfriador de parrillas, almacén de clínker, molino de cemento, silo de cemento y línea de ensacado y paletizado de cemento.

Con esta adjudicación, Sacyr Industrial continúa con su estrategia de crecimiento en la actividad industrial mundial donde ya está presente en países como Australia, Reino Unido, Bolivia, Colombia, Panamá, México, Ecuador y Perú, además de España, con diversos proyectos en los sectores de petróleo y gas, infraestructuras eléctricas, plantas de energía y tratamiento de residuos. La alta capacitación técnica y tecnológica de Sacyr le ha permitido ganar proyectos en los cinco continentes (más de 25 países).