MADRID, 23 JUN. (Bolsamania.com/BMS) .- Las indemnizaciones por despido, que hasta ahora estaban exentas de tributación hasta que superaban los 45 días por año trabajado antes de la reforma laboral y los 33 días tras la reforma, comenzarán a tributar a partir de 2015 a partir de los 2.000 euros por año trabajado.

Tras la entrada en vigor de la reforma fiscal, todas las indemnizaciones por despido tendrán que tributar, aunque se beneficiarán de un mínimo exento de 2.000 euros por año trabajado, lo que permitirá que los contribuyentes con sueldos de 20.000 euros o menos no tengan que pagar a Hacienda cuando sean despedidos.

Los que hayan percibido un sueldo de 30.000 euros al año y tengan derecho a una indemnización de 2.750 euros por año trabajado, disfrutarán de una exención del 72,72% del total tras aplicarles el mínimo exento.

Los que hayan cobrado 40.000 euros al año y tengan derecho a una indemnización de 3.666 euros por año, se beneficiarán de una exención del 54,55%. Quienes hayan percibido un sueldo de 50.000 euros y vayan a recibir una indemnización de 4.583 euros al año tras ser despedidos, disfrutarán de una exención del 43,64%.

Los trabajadores que hayan cobrado un sueldo de 100.000 euros al año y, tras ser despedidos, tengan derecho a una indemnización de 9.166 euros por año trabajado, tendrán derecho a una exención del 21,82% en la indemnización, una vez aplicada la exención.

Por último, quienes hayan ganado 150.000 euros por año y vayan a percibir una indemnización de 13.750 euros por año, tendrán una exención final del 14,54%.

Son algunos de los detalles ampliados hoy por el Ministerio de Hacienda, en relación a la reforma fiscal que tiene previsto aplicar de cara a 2015 y 2016.

Bolsamanía