Meliá Hotels registró un descenso de su EBITDA del 7% hasta los 238,3 millones hasta septiembre, frente a los 257,5 millones de un año antes, aunque mejoró el beneficio neto atribuido al grupo, que ascendió un 74% hasta los 92,2 millones de euros, gracias  a la exclusión de la rotación de activos y el deterioro de Puerto Rico en 2015.
 
Detrás de este desempeño están los resultados de una buena temporada de verano en España en la que Meliá aprovechó su liderazgo en la industria turística, lo que se refleja en el crecimiento del 29% del RevPAR y del 40% incluyendo hoteles gestionados.
 
En términos de márgenes, destaca la mejora de 132 puntos básicos en el margen EBITDAR.
 
Melia.com sigue siendo un factor clave en la estrategia de gestión de rendimiento de Meliá, con un incremento de más del 29% hasta septiembre.
 
En términos financieros, los niveles actuales de deuda y liquidez cumplen con los objetivos de Meliá. La generación positiva de flujo de efectivo y el aumento de capital realizado en el segundo trimestre permitió que la deuda neta cayera a 529 millones de euros, una disminución de 240 millones de euros en comparación con diciembre de 2015.
Ha mejorado los ratios financieros, manteniendo el compromiso de Deuda / Ebitda (ex-ganancias de capital) entre 2.5-3x.
 
La Sociedad también ha avanzado en el control de sus gastos financieros netos, reflejados en un ahorro de más de 20 millones con respecto al año anterior después de alcanzar un nivel promedio de 3.6% de los tipos de interés.
 
La tendencia positiva de las reservas hasta la fecha apunta hacia un muy positivo último trimestre 2016 para las Islas Canarias. Tomando en cuenta la importancia del tercer trimestre, la evolución positiva de la actividad hotelera en octubre y las reservas para el cuarto trimestre, Meliá mantiene su orientación de crecimiento medio a alto de un dígito en el RevPAR para todo el año, cerca del 80% de la mejora se explica por los aumentos de precios.