Los últimos datos económicos en Europa muestran una coyuntura bien orientada y una aceleración de la inflación, pero las próximas elecciones siguen jugando un papel clave en la incertidumbre. Mientras, en Estados Unidos, lo buenos datos económicos deberían permitir a la Reserva Federal seguir con la subida de tipos de interés.

Las dudas llegan con China, cuya situación macro actual no está siendo muy clara en este comienzo de año, aunque es cierto que las estadísticas suelen presentar volatilidad en torno al Año Nuevo chino.
 
ZONA EURO: LA RECUPERACIÓN ECONÓMICA SE MANTIENE, LAS PRÓXIMAS ELECCIONES SON UN FACTOR DE INCERTIDUMBRE
 
El crecimiento en la zona euro se ha frenado algo a finales de año, contrariamente a lo que apuntaban las encuestas PMI. Según la segunda estimación de Eurostat, sin datos pormenorizados, durante el cuarto trimestre el PIB ha aumentado un 1,6% en ritmo anualizado, tras una subida del 1,8% durante el tercer trimestre. Entre los principales países, el crecimiento se ha acelerado en Francia (+1,7%, tras un +0,8%) y en Alemania (+1,7%, tras un +0,5%), en tanto que se ha ralentizado en Italia (+0,8%, tras un +1,2%) y en España (+2,8%, tras un +3,2%).
 
Las encuestas PMI muestran que la coyuntura está bien orientada en la zona euro en este inicio de año. El índice compuesto del conjunto de la zona euro se ha mantenido estable en enero, en 54,4, un nivel cercano a los máximos que ha marcado en este ciclo y que es coherente con un crecimiento en torno al 2,0% durante el primer trimestre de 2017.
 
En cuanto a la inflación, ha experimentado una fuerte aceleración durante los dos últimos meses.  Según la estimación rápida de Eurostat, la inflación global ha pasado del +1,1% interanual en diciembre al +1,8% en enero, frente al +0,6% registrado en noviembre. La mayor parte de esta subida se debe a los efectos básicos de los precios de la energía. De hecho, la inflación, energía y alimentación excluidas, no presenta signos de aceleración, situándose en el +0,9%.
 
Según el acta de la reunión del BCE del 15 de enero, parece que la mayoría de los miembros del Consejo están de acuerdo en no dar importancia a este reciente repunte de la inflación. Consideran que se debe a factores pasajeros que no deberían incidir en las perspectivas a medio plazo. Con todo, manifiestan que vigilarán muy de cerca las posibles repercusiones de la subida de los precios de la energía en la inflación subyacente.
 
Las citas electorales siguen siendo una fuente de incertidumbre. En Holanda, los sondeos más recientes auguran una victoria del partido de extrema derecha euroescéptico (PVV) en los comicios legislativos del próximo 15 de marzo, pero sin una mayoría suficiente para poder formar gobierno.  En Francia, la candidata del Frente Nacional, Marine Le Pen, encabeza la intención de voto en la primera vuelta de las elecciones presidenciales previstas para el 23 de abril, si bien los sondeos auguran su derrota en la segunda vuelta, prevista para el 7 de mayo, llámese su contrincante Emmanuel Macron o François Fillon. En Italia, país en el que planea la sombra de un posible adelanto de las elecciones legislativas, el Movimiento 5 Estrellas va a la par del Partido Demócrata en intención de voto.
 
 EE:UU: UNA COYUNTURA FAVORABLE A LA SUBIDA DE TIPOS DE LA FED
 
Tras un tercer trimestre muy sostenido (+3,5% en ritmo anualizado), el crecimiento estadounidense se ha ralentizado en el cuarto trimestre de 2016, situándose en el +1,9% en ritmo anualizado. Esta ralentización se explica sobre todo por un leve decaimiento del consumo tras dos trimestres relativamente  dinámicos y una incidencia muy negativa del comercio exterior. En cambio, la variación de los stocks y la inversión han animado el crecimiento.
 
El peso tan negativo del comercio exterior no debería en principio repetirse. La caída de las exportaciones es la consecuencia lógica del fuerte aumento que registró en el tercer trimestre. En cuanto al incremento de las importaciones, debe contextualizarse con el fuerte aumento de los stocks. Cuando el nivel de existencias aumenta, este fenómeno suele ir aparejado a un importante aumento de las importaciones.
 
El buen comportamiento del mercado laboral debería seguir sosteniendo el consumo, aun cuando el informe del empleo del mes de enero arroja resultados desiguales. La creación de empleo se ha mantenido dinámica (+237.000) pero la evolución del salario horario ha sido decepcionante (+2,3% en un año). En cuanto a la tasa de desempleo, ha pasado del 4,6% al 4,8% debido a un incremento de la tasa de participación. Con todo, se mantiene en torno a sus niveles mínimos en este ciclo.
 
Los índices ISM son coherentes con un crecimiento sólido en el primer trimestre. El índice del sector manufacturero ha seguido enderezándose en enero, hasta alcanzar 56,0, su mejor dato en dos años, frente al 54,5 registrado en diciembre. En el sector no manufacturero, el índice ISM se mantiene en niveles relativamente elevados, situándose en 56,5.
 
Los datos de la inflación en enero han deparado una sorpresa muy grata. Gracias a la subida de los precios de la energía, la inflación global ha seguido progresando, hasta alcanzar el +2,5% interanual. La inflación, energía y alimentación excluidas, ha registrado el mayor incremento mensual desde el año 2006 (+0,3%), para situarse en el +2,3% interanual.
 
Ante este panorama,Janet Yellen ha endurecido algo su discurso en su comparecencia semestral ante la Comisión del Senado encargada del sector bancario, que tuvo lugar a mediados de febrero. Declaró que sería imprudente esperar demasiado para aplicar una subida de tipos. También insistió en las incertidumbres en torno a la política presupuestaria estadounidense, una cuestión que, en su opinión, debería zanjar Donald Trump lo antes posible.
 
CHINA: DATOS DESIGUALES SOBRE LA COYUNTURA

 
El crecimiento chino se ha mantenido dinámico en el cuarto trimestre, alcanzando el +6,8% interanual, tras marcar un +6,7% en los tres trimestres anteriores. En el conjunto del año 2016, el PIB chino ha progresado un 6,7%, tras el incremento del 6,9% en 2015, todo lo cual se enmarca en la horquilla del 6,5%-7,0% que se había marcado como objetivo el Gobierno.
 
Las encuestas PMI siguen siendo buenas. Según datos oficiales, los índices de los sectores manufacturero y no manufacturero han retrocedido levemente en enero, hasta 51,3 y 51,4 respectivamente, pero este retroceso se produce tras varios meses seguidos de fuertes subidas. En cambio, las ventas de turismos, que habían crecido con fuerza en 2016, se han frenado en seco, con una caída del 0,5% interanual en enero. La patronal china de fabricantes de automóviles achaca esta caída al escaso número de días trabajados, debido a las vacaciones del Año Nuevo chino, y por el empeoramiento de los incentivos fiscales. En efecto, el Gobierno, tras reducir en un 50 % el impuesto sobre los vehículos de pequeña cilindrada (del 10% al 5%) a finales de 2015, ha aumentado dicho impuesto al 7,5% a principios de enero.
 
Puede ser también que el Año Nuevo chino haya alterado los datos de enero referentes al comercio exterior, que han sorprendido gratamente. Las exportaciones expresadas en dólares han aumentado un 7,9% interanual y las importaciones un 16,7%. No sería raro que cambien las tornas en febrero.
 
Los precios de producción en el sector industrial siguen aumentando, síntoma del buen comportamiento de la demanda interna en los últimos trimestres, de la reducción de los excedentes de capacidad productiva y de la subida de los precios de las materias primas. En enero, los precios de producción han aumentado un 6,9% interanual, marcando la mayor ratio de progresión desde agosto de 2011. El incremento de los precios al consumo, del 2,5% interanual, es bastante moderado.
 
Llama la atención que las reservas de cambio chinas hayan caído en enero por debajo del umbral de los tres billones de dólares, quedando en 2,998 billones de dólares, un nivel similar al de 2011 (véase el gráfico 3). El nivel de reservas se considera adecuado si se toman como referencia las ratios tradicionales (por ejemplo, las reservas de cambio cubren más de tres veces la deuda a corto plazo externa) pero el ritmo al que disminuyen las reservas es muy veloz. Es posible que el gobierno chino, para contrarrestar este fenómeno, siga endureciendo la normativa de control de capitales.