MADRID, 08 JUL. (Bolsamania.com/BMS) .- El duelo por un puesto en la gran final que se juegan este martes Brasil y Alemania no es sólo futbolístico. De hecho, hay otros factores en los que también compiten estos países que tienen tanto de potencias del fútbol como de potencias económicas.

Con una población de 198,7 millones de personas, Brasil le marca el primer tanto a Alemania, donde viven 80,4 millones. El dato se explica solo si tenemos en cuenta que el tamaño del país sudamericano es unas 23 veces más grande que el europeo.
A pesar de esto, los niveles de desempleo son muy similares. Tan sólo el 5,4% de la población activa no trabaja en Brasil por el 5,2% que registraba Alemania en 2013. En el caso de la inflación los teutones empatan el partido situando sus niveles en el 1,6% frente a un 6,2% del país de la canarinha.

VALORACIÓN DE JUGADORES

En el campo de juego la cosa se iguala aun más. Brasil tiene a Neymar, que por cierto no jugará esta noche, valorado en más de 80 millones de euros y Thiago Silva, que costaría unos 38, más o menos como Alves que se sitúa en 36. Por su parte, Alemania destaca por el centro de campo, en el que jugadores como Özil alcanzan los 50 millones de euros, Götze está valorado en 55 y el delantero Thomas Müller en 45.

Viendo lo que cuestan los jugadores actuales, podemos hacernos una idea de los dos grandes equipos que se enfrentan esta noche. Entre ellos suman ocho campeonatos del mundo, cinco de Brasil por tres de Alemania.

Con tanta igualdad en el marcador, todo tendría que decidirse en la tanda de penaltis, pero Alemania tiene una última baza para ganar este particular partido, la tecnología. El acceso a Internet llega a 84 de cada 100 personas por un bajísimo 49,8 que registra el territorio brasileño.

JA.M.