Actualmente el diferencial español de deuda respeto a la deuda alemana se sitúa entorno los 241 puntos básicos lo que representa una variación anual de -169 puntos básicos. Por otro lado, el bono a 10 años italiano acumula una prima de riesgo de 254 por lo que desde septiembre del año pasado ha variado -84 puntos básicos. Si comparamos ambos diferenciales, observamos como por primera vez desde inicios de 2012 los spreads de estos dos países se cruzaron dejando el rendimiento del bono español por debajo del italiano. 

De hecho, recientemente los analistas de la firma de inversión Morgan Stanley’s publicaron el artículo “Viva España”, dónde se invita al optimismo argumentando la perspectiva de crecimiento de España, el progreso de las reformas llevadas a cabo y el bajo riesgo de que la crisis del euro se reinicie. Es por esto que recomiendan a los inversores adquirir bonos españoles a 10 años frente a sus homólogos italianos.



Por el lado italiano, prevalece sobre la mesa la escena política del país protagonizado por el ex primer ministro Silvio Berlusconi que fue condenado culpable el mes pasado por fraude fiscal. Los compañeros de su partido han amenazado en varias ocasiones con retirarse del gobierno. El miércoles pasado, el Senado italiano inició el primer paso para que “il Cavaliere” abandone su escaño. Mark Dowling, uno de los directores Bluebay Asset Managmentent, valora que la sombra de Berlusconi es demasiado larga en los mercados y que se discuta en el Senado significa la existencia de un riesgo político que va ligado a la deuda italiana.

Ante este escenario… ¿Cómo valoráis el comportamiento de la prima de riesgo española frente a la italiana?, ¿Es mérito español o desmérito italiano?

“Estas son las cuestiones y en vuestra mano queda las resoluciones”.