La Junta General de Accionistas de Bankia aprobó hoy el pago de un dividendo en efectivo de 1,75 céntimos de euros por acción con cargo a los beneficios del año pasado, lo que supone un pago total de 202 millones de euros.

El abono del primer dividendo de Bankia supone un nuevo avance en el proceso de devolución de las ayudas a los contribuyentes, dado que BFA, participada al 100% por el FROB y propietaria del 62,9% de Bankia, recibirá un total de 127 millones de euros. En febrero de 2014, BFA ya recuperó 1.304 millones de euros tras vender un 7,5% de Bankia.

El presidente de BFA y de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, afirmó hoy que “esta es sin duda una gran noticia porque es el primer dividendo que se reparte en nuestra entidad y es una prueba más de la normalización del banco”, y porque, añadió, “es también una manera de devolver las ayudas a los contribuyentes, que para el Consejo de Administración es un objetivo absolutamente prioritario”.

Este dividendo puede pagarse porque “Bankia cuenta con un balance saneado, unos resultados crecientes y un modelo de crecimiento que genera capital de forma orgánica”, explicó Goirigolzarri, tras aseverar que la entidad espera un “sustancial incremento del beneficio en 2015 para conseguir un ROE del 10%, lo que nos situaría entre las entidades más rentables de España”.