Deutsche Bank, el mayor banco de Alemania por volumen de activos, sondea internamente si una fusión con Commerzbank sería "útil". Así lo publica este miércoles la revista germana Manager Magazin, que advierte que las consideraciones son "teóricas" y que todavía están en una fase muy temprana. Según esta información, la idea se debate de forma interna y sólo hay una "muy pequeña posibilidad de ser implementada".
La información asegura que la idea se debate de forma interna y sólo hay una "muy pequeña posibilidad de ser implementada"
El CEO de Deutsche Bank participaba este miércoles en una conferencia en Frankfurt. Preguntado al respecto, John Cryan ha asegurado que los planes del banco pasan por reducir el tamaño para que "sea un poco más simple", recoge Bloomberg. Es decir, niega la información de Manager Magazin y asegura que la estrategia de la entidad es la contraria. Aun así, admite que Alemania necesita un proceso de reestructuración como el vivido en España, ya que considera que hay demasiados bancos en el país.
Pese a esto, y a que la propia revista reconoce que no es muy probable que finalmente cristalizara esta posible fusión, la publicación ha sido suficiente para que los inversores encontraran un motivo para aumentar su exposición a estas dos entidades, que lideran las subidas en el DAX 30 alemán. En concreto, Commerzbank se ha disparado un 3,38% en Frankfurt, mientras Deutsche Bank ha subido un 2,52%.
El incremento de posiciones se produce en el conjunto del sector financiero europeo. El índice de referencia de la industria (Euro Stoxx Banks), se ha anotado más de un 2% en la sesión, con alzas que se trasladan al mercado español. En el Ibex 35, los bancos son los que más han subido. Popular se ha disparado un 4,75%, mientras que Santander ha subido un 2,34%, Bankinter ha avanzado un 2,19%; Bankia un 1,89% y CaixaBank se han revalorizado un 1,47%. En el caso de BBVA ha subido un 1,05% y Sabadell ha avanzado un 0,91%.
DIFICULTADES PARA LA BANCA ALEMANA
La banca vive un escenario de tipos bajos y escasa rentabilidad, con el que precisamente los tipos negativos (el tipo de facilidad de depósito está en el -0,4% desde marzo) el Banco Central Europeo (BCE) ya le han costado al sector 2.800 millones de euros por el exceso de liquidez.
Los dos gigantes de la industria bancaria alemana están entre los mayores sufridores de este escenario. En el caso de Deutsche Bank, el beneficio de los seis primeros meses del año se hundió un 83% respecto al año anterior, hasta situarse en 232 millones de euros. La entidad está inmersa en un proceso de ajuste para reducir costes y aumentar la solvencia del banco. El propio Cryan reconoció en julio que necesitan ser "más ambiciosos" con este proceso. Las cosas no le fueron mucho mejor a Commerzbank, cuyo beneficio disminuyó durante el primer semestre en un 42,3% interanual hasta los 372 millones de euros. La entidad necesitó asistencia pública durante la crisis financiera, lo que provoca que el Gobierno alemán aún tenga una participación del 17%.
En bolsa la evolución ha sido similar. Pese a las subidas de este miércoles, en el acumulado del año Deutsche Bank se desploma un 40%, mientras que Commerzbank se deja un 33%. El descenso es más acuciado si se utilizan en la comparativa los 12 últimos meses, con pérdidas del 50% y del 34% respectivamente.
Evolución en bolsa de Deutsche Bank

Evolución en bolsa de Commerzbank