El Grupo BFA-Bankia obtuvo un beneficio después de impuestos de 648 millones de euros hasta septiembre, un resultado sin incluir el efecto del canje de instrumentos híbridos por capital.


El resultado neto del tercer trimestre obtenido por el grupo fue de 219 millones de euros, mejorando los dos trimestres precedentes.

El banco que preside José Ignacio Goirigolzarri ha precisado que en el tercer trimestre se han destinado 300 millones de euros adicionales para cubrir contigencias del proceso de arbitraje, tras los 525 millones de euros del trimestre anterior.

Los beneficios extraordinarios del tercer trimestre del año, como consecuencia principalmente de las desinversiones realizadas en Mapfre e Indra, se han destinado a reforzar las coberturas de las carteras de crédito y los activos inmobiliarios que permanecen en el balance de BFA.

En concreto, Bankia logró un beneficio después de impuestos de 353 millones de euros hasta septiembre, de los que 161 millones de euros se lograron en el tercer trimestre.