Gas Natural Fenosa obtuvo un beneficio neto de 1.239 millones de euros en los nueve primeros meses del año, lo que supone un aumento del 10,6% respecto al mismo periodo de 2013.



Este resultado incluye las plusvalías derivadas de la venta de GNF Telecomunicaciones por valor de 252 millones y un deterioro del inmovilizado de 47 millones, así como su correspondiente efecto fiscal.

Gas Natural ha precisado que el beneficio neto ajustado se reduciría un 2,6% en los nueve primeros meses del año debido al impacto regulatorio en España y a la depreciación de las monedas, fundamentalmente latinoamericanas.

Hasta septiembre, Gas Natural Fenosa registró un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 3.606 millones de euros, un 2,3% menos, en un entorno macroeconómico, energético y regulatorio que califica de "muy exigente", por los impactos de las reformas eléctricas en España y la depreciación de las divisas.

Sin tener en cuenta el impacto regulatorio (151 millones de euros) y la depreciación de divisas internacionales (80 millones de euros), el Ebitda de la compañía hasta septiembre ascendería a 3.837 millones de euros, un 4% más que en el mismo periodo del año anterior.