El prestigioso economista José Carlos Díez, señalaba este miércoles en un encuentro digital con los lectores de Bolsamanía que "hay dudas más que razonables para no creerte nada de los bancos". "En el último año, Deutsche Bank ha aflorado unas pérdidas ocultas no anunciadas de 8.000 millones, la banca italiana ha hecho un banco malo que tenía los activos tóxicos dentro y se les había olvidado contarlos. La banca griega le ha metido 10 puntos de PIB de rescate al sistema bancario que habían pasado los stress test, los bancos italianos que habían pasado estos test han tenido que ser rescatados por una segunda ronda. Banco Popular ha hecho una ampliación de capital de 2.500 millones y el mercado dice que va a haber más ampliación en el resto de bancos españoles", resume el experto.
José Carlos Díez, sobre el sector financiero: "Hay dudas más que razonables para no creerte nada de los bancos"
Lea también: El índice de los bancos europeos se desploma un 17% en dos semanas. ¿Dónde están los soportes?
Así, Deutsche Bank es una de las entidades señaladas por el mercado (ver cuadro tras el texto). Más aún este jueves con el deterioro de recomendación de casas como Warburg Research, una entidad germana que ha reducido el precio objetivo para el banco desde 21 euros hasta 12,7 euros, levemente por encima de su cotización actual, según recoge la prensa económica local. La entidad, como decíamos, perdió 6.700 millones de euros en 2015, y en el primer trimestre de 2016 redujo su beneficio un 60% hasta 214 millones.
La entidad tiene en marcha un ambicioso programa de reestructuración que incluye una fuerte reducción de costes. Pero para el mercado parece no ser suficiente, al menos a tenor de la evolución de sus títulos en bolsa, que caen más que un sector ya de por sí castigado en el parqué. El director financiero, Marcus Schenck, aseguró tras el reporte de resultados del primer trimestre que el banco tiene capacidad para acumular más reservas para reforzar el capital y que está buscando la manera de acelerar la reducción de costes. "Tenemos por lo menos un año para obtener los coeficientes relevantes en comparación con lo que habíamos esperado en octubre", sostenía el ejecutivo, según Bloomberg. "Buscamos mejorar potencialmente algunas medidas de costes", añadía.
Sin embargo, la agencia de calificación crediticia Moody's revisó el mes pasado a la baja los ratings de Deutsche Bank y sus filiales, incluyendo la nota de los depósitos a largo plazo, que pasa a ser 'A3' desde 'A2', así como la calificación de la deuda senior no garantizada, que baja a 'Baa2' desde 'Baa1', mientras que la calificación autónoma de crédito se sitúa en 'ba1' desde 'baa3', ante los crecientes desafíos para la ejecución del plan estratégico de la entidad alemana. "La rebaja de rating refleja los crecientes riesgos para que Deutsche Bank ejecute con éxito su ambicioso plan", señala la agencia, que recuerda que la evolución del banco alemán en los últimos trimestres ha sido débil y con sustanciales vientos en contra, incluyendo persistentes bajos tipos de interés e incertidumbre macroeconómica.
Lea también: Las cinco claves para que los bancos sean una inversión atractiva en bolsa
CASTIGO PARA TODO EL SECTOR

Aunque el descenso de Deutsche Bank es más acusado en 2016, el sector no sale bien parado. El índice sectorial de referencia a nivel europeo (Euro Stoxx Banks) se deja un 30% en poco más de medio año, con retrocesos agudizados en los últimos días, a excepción del miércoles. Este jueves pierde más de un 1% y, por mencionar algunos nombres propios, el otro gran banco que cotiza en la Bolsa de Frankfurt, Commerzbank, se deja más de un 2% y junto a Deutsche Bank encabeza las pérdidas del DAX. En España, Bankia y Popular caen en torno a un 3%, Popular cede más de un 2% y Santander cerca de un 1%.
Los bancos han sufrido un retroceso de la rentabilidad del negocio en un escenario de bajos tipos de interés, competencia creciente, dudas en la solvencia de algunos bancos europeos, y una demanda aún débil pese a la recuperación económica, según señalan los expertos. "No tienen la capacidad de hacer que suban los tipos de interés, y por tanto sus márgenes de intereses, los bancos deben ajustar al máximo sus partidas de gastos y elevar el crédito sin que ello suponga una caída en sus ratios de solvencia”, explica Felipe López-Gálvez, analista de Self Bank.
EL BREXIT... OTRO RIESGO

El Banco de Inglaterra ha reiterado su advertencia de los peligros que supondría el Brexit y se ha sumado así a las voces que alertan del impacto económica de una posible salida de Reino Unido de la Unión Europea, algo que tendrán que votar los británicos el próximo 23 de junio. En AXA IM estiman que a largo plazo el deterioro del crecimiento sería de entre un 2% y un 7% para el PIB de Reino Unido, mientras que calculan un impacto negativo del 0,5% del PIB de la zona euro, y para los países del centro y del Este del viejo continente que no están en el área monetaria el coste ascendería a una horquilla entre el 0,3% y el 0,9% del PIB.
La repercusión además sería considerable para el sector financiero. Londres es el principal centro financiero del viejo continente, y el Brexit no es algo que dé igual a la City, donde en una encuesta reciente recogida por Finnacial Times el 84% de los empleadores en banca, seguros y gestión de activos aseguró que preferiría seguir en la Unión Europea. Los grandes bancos multinacionales, como el español Banco Santander, tienen importantes intereses en el país. Según Financial Times, el resultado más probable si hubiera Brexit es una deslocalización de las entidades que operan en Londres hacia ciudades como Frankfurt, Dublín, País, Varsovia o Lisboa. En cualquier caso, el impacto inmediato estaría mitigado por el Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo (BCE), que preparan medidas de urgencia para asegurar la liquidez en el sector financiero.
ANÁLISIS TÉCNICO: PELIGRO PARA EL SECTORIAL DE BANCOS EUROPEOS
El sector financiero europeo es el principal culpable de que las bolsas europeas hayan corregido con fuerza en los últimos días. En este momento cotiza en el entorno de soportes importantes, los mínimos anuales, explica José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía. El índice sectorial de bancos europeos perforó ya el viernes el soporte entre los 99,50 y los 100 puntos. Llegados a este punto, la clave está en no perder definitivamente el nivel de los 88,85 puntos.
Perforar este nivel (en precios de cierre y con cierto filtro) dejaría las puertas abiertas a un nuevo “latigazo” bajista que le llevaría al origen del movimiento, esto es los mínimos históricos que se alcanzaron en julio de 2012, en el peor momento de la crisis de deuda europea, en los 72 puntos, esto es un 20% por debajo de los actuales niveles de precio, señala Rodríguez. Así, por el momento hay que esperar al cierre de la vela semanal de este viernes, para tener más pistas sobre la posibilidad de que podamos iniciar, en breve, un rebote de cierta intensidad o por el contrario nos encontramos todavía a medio camino del suelo de mercado.
Gráfico con la evolución de las acciones de Deutsche Bank en 2016

Gráfico mensual - Índice sectorial de bancos europeo (SX7E)


Lea además:
Los tipos bajos han transferido 13.000 millones de los bancos a las familias, según Goirigolzarri de Bankia
Los bancos del Ibex 35 reducen su beneficio un 12% en el primer trimestre: ¿qué le pasa al sector?
Francisco González de BBVA: 'Los tipos negativos nos están matando'
El Euríbor cierra mayo en el -0,013 %, el menor nivel de su historia
Las acciones de los bancos de Grecia se disparan un 21% en mayo con el acuerdo del Eurogrupo
Radiografía de los bancos más grandes del mundo por capitalización bursátil