Abengoa sigue su camino a la baja  en bolsa.  Bankinter ha sido la última en pronunciarse sobre el valor, con recomendación de neutral  y precio objetivo en 1,2 euros por acción. 

Un valor sólo para perfiles muy arriesgados y con muy poca aversión al riesgo. Sí, esa ha sido la definición que han dado los expertos de Abengoa. No es para menos si tenemos en cuenta que se ha dejado más de un 60% sólo en el mes de agosto, exactamente el período que ha transcurrido desde que anunciara la ampliación de capital por 650 millones de euros. 

Un mes en el que se ha especulado mucho sobre características, descuentos y cantidad a ampliar pero en el que la compañía no ha confirmado nada de forma oficial. Filtraciones que, en última instancia, apuntan a que la ampliación estaría casi asegurada y que se realizaría mediante la emisión de acciones del tipo A y B. 

Ante la falta de información y la fuerte penalización que ha experimentado el título, los expertos de Bankinter han abogado por revisar el precio objetivo " en base a lo que estimamos podría corresponderse con un valor liquidativo ajustado (Patrimonio Neto por acción, una vez aplicado un ajuste estimado por la incertidumbre con respecto a la operación y sobre el valor de los activos)". Esto es: 1,2 euros por acción.  El informe evidencia que la ampliación pone de manifiesto  que son las acciones Clase A las que reúnen la mayor parte del valor de la compañía (estimamos 4,1€/acc. vs 3,5€/acc. Anterior)”, han añadido estos expertos. “

En el último informe del  bróker sobre la compañía apuntan a que la ampliación se realizará a 0,8 euros por acción en el caso de las acciones B y 1,5€/acc. en el de las A… "aunque reconocemos que el descuento que estimamos sobre las respectivas cotizaciones (1,099€/acc. y 1,727€/acc. ayer, respectivamente) podría terminar siendo superior debido a la fuerte incertidumbre que pesa, como hemos comentado, sobre la capacidad de la compañía para cubrir la ampliación (los 650M€ suponen aprox. +60% con respecto a la capitalización actual)".

Creemos que no será posible establecer unos precios objetivos para sendas clases de acciones (A y B) hasta que la ampliación de capital se haya materializado y se disponga de la información suficiente (estructura de balance, activos vendidos, etc) como para realizar una valoración en base al método de flujos de caja libres (DCF). En todo caso, nuestros precios objetivos (acciones clases A y B) deben interpretarse como una orientación preliminar puesto que, para terminar de complicar la situación se debe tener en cuenta que el actual entorno de mercado adverso (elevada volatilidad por desaceleración en China, etc.) y la caída del precio del crudo.