La inflación para el conjunto de la Zona Euro en Septiembre vivió un repunte de 2 décimas hasta el +0.4% interanual, en línea con las expectativas.

Como se esperaba, esta aceleración  fue consecuencia de los efectos de base favorables en los precios energéticos (ver gráfico), si bien también se vio algo atenuada por una nueva desaceleración de los precios en el sector de la alimentación (ver gráfico). La inflación subyacente sigue sin cambios en +0.8% interanual versus una subida esperada de 1 décima; si bien se trata más de una cuestión de redondeo (+0.848%).
 
 Los detalles:
  • Los efectos de base positivos del componente energético se ven reforzados, la energía contribuye negativamente cada vez menos a la inflación, pasando de un -5.6% a un -3.0% interanual en Septiembre (ver gráfico)
  •  
  • Los precios de los alimentos han sufrido una relevante desaceleración en Septiembre, desde el 1.3% hasta el +0.7% (ver gráfico)
  •  
  • Estabilidad de la inflación subyacente en +0.8%, pero por razones de redondeo:
  • - Los precios de los bienes industriales (ex-energía) se mantienen sin cambios en un +0.3% interanual; los precios industriales han aumentado considerablemente desde finales de 2014 y a lo largo de 2015 gracias a la depreciación del Euro;  esta presión alcista se ha disipado por completo y los precios industriales han visto una vuelta a la desaceleración en 2016, estabilizándose algo por encima de cero.
  • - Los precios de los servicios han progresado una décima hasta el 1.2% interanual ; dada la fuerte correlación entre la inflación en el sector servicios y la evolución del mercado laboral seguimos esperando una recuperación gradual en dicho sector
  •  
  • La inflación ha aumentado en todos los principales países de la Eurozona : la subida más fuerte ha sido en España (+4 décimas hasta 0.1% interanual), seguido de Alemania e Italia (2 décimas hasta +0.5% y +0.1% interanual respectivamente); la inflación progresa de forma más modesta en Francia (1 décima hasta el +0.5% interanual)
  
Nuestro escenario para la inflación en la Zona Euro se mantiene sin cambios, a saber: el componente energético, gracias a los efectos de base positivos, debería impulsar la inflación de aquí a finales de año/inicios del próximo año (+1.4% interanual en Marzo de 2017). La inflación subyacente, por el contrario, debería mantenerse baja en entornos del 1.0% interanual en Marzo de 2017.