Los mismos futuros que empezaron esta madrugada en Estados Unidos apuntan ahora al rojo en una jornada que podría convertirse en la décima consecutiva de pérdidas. Se extienden el miedo y las ventas en la bolsa neoyorquina a la espera de un golpe inesperado que devuelva la confianza a los inversores.


S&P 500 cede 15 puntos en la preapertura, algo similar lo hace el tecnológico Nasdaq que se deja 17,5 puntos, mientras que el Dow Jones de industriales recorta 129 puntos.

Dentro del mercado europeo, el Dax germano se deja a media sesión otro 1,60%, en los 5.525 puntos; el Cac francés, ya más relajado tras el susto de ayer ante una posible rebaja de calificación de su rating por parte de las temibles agencias de rating, retrocede un 3,29% nada desdeñable y el Eurostoxx 50 cede otro 3%, hasta los 2.087 puntos.