Los inversores vuelven a mirar al mercado doméstico después de una jornada a la deriva de Europa. Los futuros de Wall Street retroceden posiciones pendientes de dos de sus grandes compañías: JP Morgan, con resultados que superan previsiones, y el gigante tecnológico Google que hará también públicas sus cuentas. El dato comercial chino ha decepcionado a las bolsas y si en Europa las principales mineras protagonizan importantes caídas, en la bolsa neoyorquina preocupa –y mucho- una posible ralentización de su mayor acreedor.

Las ganancias de hasta seis días consecutivos en el S&P 500 parece que van a romper su racha en este jueves marcado por datos internos del mercado estadounidense. El principal índice de referencia europeo ha repuntado un 12% desde el mínimo intradía marcado el pasado martes. Hoy sus futuros retroceden a la espera de conocer datos macro correspondientes a las peticiones de subsidio por desempleo y sobre las inversiones de crudo.

Las previsiones de los analistas sitúan el dato de peticiones semanales de desempleo en las 405.000, algo menos que las registradas la semana anterior que ascienden a 401.000.

Por su parte, el dato de comercio chino ha hecho despertar el fantasma de la ralentización económica mundial. El superávit comercial del gigante asiático se redujo por segundo mes consecutivo a cierre de septiembre por un descenso –inesperado- tanto de las exportaciones como de las importaciones.

Con este panorama no es de extrañar que los futuros del Dow Jones de industriales retrocedan un 0,22%, mientras que el Nasdaq se deja algo menos de un 0,4%.

El magnate financiero JP Morgan ha hecho públicas sus cuentas antes de que el mercado neoyorquino abra sus puertas. Ha logrado unos beneficios netos en el tercer trimestre del año de 4.260 millones de dólares, o 1,02 dólares por título, según ha informado el propio banco en un comunicado publicado en su web. En el mismo periodo del año pasado, el resultado fue de 4.420 millones de dólares, o de 1,01 dólares por título. Los analistas de Wall Street habían previsto unas ganancias netas de 93 centavos de dólar por título. Sus acciones suben un 0,7% en la preapertura, hasta los 32,96 dólares.

El otro peso pesado que dará a conocer sus cuentas esta jornada es Google. Los analistas prevén una caída en sus ingresos de la mano de las dificultades por las que atraviesa en el sector publicitario. Suenan también rumores en Wall Street sobre DuPont Co. Según la agencia Bloomberg, está buscando compradores para dos de sus productos.

Mientras tanto Europa vive esta jornada en rojo, moderando un rebote que llevó ayer al Ibex 35 por encima de los 9.000 puntos. Hoy ceden los principales mercados y especialmente perjudicada la banca británica a la que Fitch ha rebajado su calificación y que a media sesión encabeza las pérdidas en el FTSE londinense.