Los futuros de la bolsa neoyorquina suben ligeramente en la preapertura motivados pr una jornada de aparente calma en los mercados a pesar de las tensiones más que evidentes sobre la deuda pública de países como España o Italia. Las miradas recaen con especial atención sobre el S&P 500 muy próximo a importantes niveles técnicos. El euro, ajeno a la situación crítica por la que atraviesa Europa, se mantiene en el 1,35.

Grecia ha presentado su nuevo gobierno y, además, su ministro de Finanzas ha asegurado que no serán necesarios más recortes siempre y cuando se lleven a cabo los que ya está puestos sobre la mesa. A ello hay que sumarle la entrada en escena del BCE que en tan sólo un minuto ha conseguido rebajar las primas de riesgo italiana y española que se colocan esta misma mañana por encima de los 500 puntos básicos. Aún con todo, Wall Street consigue remontar el vuelo, aunque de forma liviana, no sea que un nuevo susto provoque un golpe más contundente.

Así, los futuros del S & P 500 suben 14,4 puntos, los del Dow Jones de industriales otros 111 puntos de promedio, y el Nasdaq que suma 20,75 puntos. El foco se centra este viernes sobre el S&P, habiendo ya perdido importantes niveles técnicos, según los expertos de Reuters. Se coloca en estos momentos frente a un nivel de soporte en los 1.230 puntos. La clave, señala Reuters, será que el índice aguante las 50 sesiones de su media móvil justo por encima del 1.200.



Los futuros de acciones subieron el viernes después de la crisis de deuda en Europa llevó a las fuertes pérdidas del mercado esta semana, con el S & P 500 cae a través de importantes niveles técnicos y, posiblemente, frente a otra prueba clave de la fuerza.

La venta en la tarde del jueves empujó al S & P 500 a través de un nivel de soporte en torno a 1230. La prueba clave siguiente será ver si el índice puede tener sus 50 días de media móvil justo por encima de 1200.

Mientras, la Deutsche Boerse AG y NYSE Euronext han confirmado su intención de vender opciones sobre acciones de empresas de toda Europa con el objetivo de conseguir el apoyo de los principales capitales del viejo continente en su fusión.

El Conference Board publica asimismo su informe de octubre sobre los principales indicadores económicos de Estados Unidos. Los economistas pronostican un aumento del 0,6%, comparado con el incremento del 0,2% del pasado mes de septiembre.