Tras una apertura en positivo, Wall Street cede por culpa de la incertidumbre europea y las caídas en los mercados de materias primas. El Dow Jones suma un 0,02% hasta los 11.936 puntos, mientras que el S&P 500 cae un 0,05% y el Nasdaq un 0,18%. En el mercado de divisas el euro sube a 1,42 dólares y, en el de commodities, el petróleo cae a 90,06 dólares.

Stanley Black & Decker ha ofrecido 7.600 millones de coronas (1.200 millones de dólares) por la firma sueca de sistemas de seguridad Niscayah, superando una propuesta de Securitas. Al desvelarse esta oferta, Stanley Black & Decker sube un 2%.

El gasto del consumidor se mantuvo sin cambios en mayo el gasto en realidad se redujo un 0,1%. Mientras, los ingresos subieron un 0,3% por segundo mes consecutivo. En una economía como la estadounidense, tan dependiente del gasto minorista (representa el 70% de la actividad económica) esto es un claro signo de debilidad, sin embargo, las principales compañías de consumo suben en Wall Street tras conocerse esta noticia. Procter & Gamble pierde un 1,67% y Home Depot un 0,16%.

Los precios del petróleo caen por debajo de 91 dólares por barril mientras los mercados lidiado con crisis de la deuda de Grecia y la liberación de las reservas de crudo por la Agencia Internacional de Energía. Este panorama no afecta a las petroleras que suman puntos en Wall Street, ConocoPhillips sube un 0,36%, Exxon Mobil un 0,51% y Chevron un 0,31%.

La volatilidad flota en el aire y muestra de ello es que el VIX ya se ubica por encima de 21 puntos