La flexibilidad del mercado laboral estadounidense ha hecho que, en esta ocasión, las nefastas consecuencias se traduzcan en pérdidas en la renta variable. La bolsa neoyorquina abre en rojo después de conocer que el número de peticiones de subsidio al desempleo haya repuntado en 78.000 personas más, muy por encima de lo esperado y que llegan a máximos de los últimos 18 meses. Detrás se encuentra la falta de actividad de las empresas tras el paso del huracán Sandy y que al tratarse de una situación coyuntural, despierta la benevolencia de los inversores y el S&P 500 vira al verde en los primeros compases de la sesión. 

Menuda decepción. Las peticiones semanales de subsidio por desempleo en Estados Unidos repuntaron en 78.000 solicitudes en la semana que finalizó el pasado 10 de noviembre, hasta un total de 439.000 peticiones. Este nivel es el más alto de los últimos 18 meses.

El Departamento de Empleo justifica los datos en los efectos del huracán Sandy, ya que las solicitudes crecieron especialmente donde más afectó la tormenta. La destrucción de empleo, el cierre de las oficinas gubernamentales y los cortes de energía generalizados han provocado un aumento de las solicitudes. El dato es peor de lo previsto por los expertos. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media que las peticiones semanales subieran hasta las 375.000.

Con este marco, Wall Street, que marcaba en rojo en la preapertura, va moderando las pérdidas y dos de sus indicadores ya cotizan en verde. Es el caso del S&P 500 que abre sobre plano en los 1,355 puntos y del tecnológico Nasdaq que sube un 0,05% hasta el 2.848 puntos. El Dow Jones, algo más reticente, se deja un 0,02% en 12.567 enteros. 

Dos referencias macroeconómicas más marcan la jornada. De un lado, el Índice de Precios al Consumo estadounidense subió un 0,1% en octubre en tasa mensual, mientras que en tasa interanual la inflación se situó en el 2,2%, frente al 2% de septiembre. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media un alza mensual del 0,1% y una tasa anual del 2,1%.

Y, de otro, el índice manufacturero de Nueva York ha registrado una ligera mejora en noviembre hasta los -5,22 puntos, desde los -6,16 de octubre. La evolución del indicador ha sido mejor de lo que esperaba el mercado. Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media una lectura de -8,00 enteros.

Además, el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, declarará sus observaciones sobre el mercado de la vivienda en un evento en Atlanta. Otros presidentes de Reservas regionales también darán discursos a lo largo del país. Como Jeffrey Lacker de Richmond, Charles Evans de Chicago, Richard Fisher de Dallas y Charles Plosser de Filadelfia.

El par euro/dólar vuelve a favorecer a la moneda estadounidense con un recorte del 0,37% hasta el 1,272 al cambio, mientras el oil Texas se vende en los 86,55 dólares el barril, ligeramente al alza. 

En el apartado empresarial, Wal-Mart es el valor que más cede en la apertura después de declarar que sus ingresos no cumplieran con las expectativas. El gigante minorista culpó a las fluctuaciones monetarias y las "condiciones económicas", como factores negativos que afectaron a sus ventas.

Target cae un 0,3% después de que el minorista reportara ganancias en línea con las previsiones, pero falló en los pronósticos de ingresos.