Los indicadores estadounidenses pasan la resaca de subidas de ayer coloreados de rojo. Tanto el S&P 500 como el Dow Jones y el Nasdaq ceden un 1%. Mientras, en el mercado de divisas el euro sube a 1,429 dólares y, en el de materias primas, el barril de West Texas se cotiza a 98,78 dólares.

La falta de acuerdo para el rescate de Grecia y el castigo a los bancos europeos se cargan las expectativas de seguir sumando posiciones en Wall Street. El parqué estadounidense se enfrenta además a una apertura con datos macro negativos.
 
La encuesta manufacturera Empire State apunta a que las condiciones se deterioraron en junio. El índice cayó por debajo de cero por vez primera desde noviembre de 2010 al bajar 20 puntos hasta el -7,8. Este dato es mucho peor del esperado de 12.

Además el IPC en EEUU subió un 0,2% durante el mes de mayo, una décima por encima de las previsiones del mercado. A pesar de ello supone un incremento menor que en abril cuando la inflación repuntó hasta un 0,4%.
 
Por su parte la inflación subyacente en mayo creció un 0,3% desde el 0,2% de abril y el 0,2% que preveía el consenso del mercado, lo que supone el mayor incremento en la inflación subyacente de casi tres años. Mientras en tasa interanual, los precios subieron un 3,6% frente a unas previsiones del consenso que manejaban incrementos del 3,4%.

En el apartado empresarial, antes de salir a cotizar, Pandora fijó el precio de sus acciones en 16 dólares. La compañía planea vender 14.700.000 acciones Pandora está valorada en unos 2,5 mil millones de dólares.

Habrá que estar atentos a lo que haga General Electric, pues el vehículo financiero de la compañía podría estar en conversaciones avanzadas con Royal Bank of Scotland para comprar su división de leasing, Lombard Vehicle Management. Los títulos de GM abren con descensos del 0,2%.