Caixa Geral de Depósitos, Banco Comercial Portugues y BPI. Son las tres entidades a las que Fitch ha rebajado la nota de solvencia, hasta BBB-, lo que equivale a la categoría de bono basura.

La agencia de calificación crediticia Fitch Ratings ha rebajado la nota de solvencia de los portugueses Caixa Geral de Depositos (CGD), Banco Comercial Portugues (Millennium bcp) y Banco BPI, hasta 'BB+' desde 'BBB-', lo que equivale a la categoría de 'bono basura', así como sus calificaciones a corto plazo, que bajan a 'B' desde 'F3', como consecuencia del recorte del rating de Portugal. En los tres casos la perspectiva es 'negativa'.

Asimismo, la calificadora de riesgos ha ratificado la nota de Caixa Economica Montepio Geral (Montepio Geral) y de Banco Internacional do Funchal (Banif) en 'BB' y 'B', respectivamente. La perspectiva de ambas calificaciones es 'negativa'.  Fitch señala que las entidades portuguesas cuentan a su disposición con un paquete de soporte público de 12.000 millones de euros en el marco del rescate pactado entre Portugal y la UE y el FMI.