Los ingresos totalizan 12.190 millones  (-7,2% vs 1T17) y aumentan el 1,9% en términos orgánicos, gracias al crecimiento de la venta de terminales (+15,9%) y a la positiva evolución de los ingresos de servicio (+0,6%). La deuda neta se sitúa en 43.975 millones de euros  a cierre de marzo, lo que representa una reducción interanual del 9,8%. Es la primera vez en los últimos cuatro años que la deuda se reduce en el primer trimestre del año.

Telefónica ha presentado hoy sus resultados correspondientes al primer trimestre del año, con una aceleración del crecimiento orgánico desde los ingresos hasta el flujo de caja operativo (OIBDA-CapEx). Los resultados del trimestre muestran también la eficiencia en la asignación de recursos y un balance fortalecido, gracias a la reducción de deuda (cerca de un 10% interanual) y a una actividad de financiación trimestral de más de 10.000M€.

 Los ingresos del trimestre se sitúan en 12.190M€, (-7,2% vs 1T17; +1,9% orgánico). La positiva evolución orgánica de los ingresos se apoya en el fuerte ritmo de crecimiento de los ingresos por venta de terminales (+16,5%) y en la positiva evolución de los ingresos de servicio (+0,8%). Excluyendo el impacto negativo de la regulación en el primer trimestre (-1,2 p.p.), los ingresos aumentarían un 3,1% interanual orgánico.

 Con todo ello, el OIBDA asciende a 3.864M€ en el primer trimestre (-3,9% interanual). En términos orgánicos, aumenta un 3,3% interanual en el trimestre, reflejando la positiva evolución de los ingresos, las eficiencias del proceso de transformación y digitalización y la captura de sinergias. Excluyendo el impacto de la regulación (-2,2 p.p. en el trimestre), el OIBDA aumentaría un 5,4% interanual orgánico. El margen de OIBDA se sitúa en el 31,7% y se expande 1,1 p.p. frente a enero-marzo de 2017 (+0,4 p.p. orgánico).

 Es importante destacar quela variación reportada de los resultados financieros de enero-marzo de 2018 refleja la adopción de las normativas contables NIIF 15 y 9(los resultados del mismo periodo del año anterior se reportan bajo la normativa contable anterior). Las variaciones orgánicas excluyen el efecto del cambio contable a NIIF 15 en 2018 (-10M€ en ingresos; +11M€ en OIBDA). El cambio contable a NIIF 9 no tiene impacto significativo.

 Además, la evolución de los tipos de cambio en enero-marzo tiene un impacto negativo en las principales métricas financieras, especialmente la depreciación frente al euro del real brasileño y el peso argentino. Así, las divisas reducen en 8,6 p.p. el crecimiento interanual de los ingresos y en 9,2 p.p. el del OIBDA del primer trimestre de 2018.  Es importante destacar que el impacto negativo de la depreciación de las monedas en el OIBDA disminuye significativamente en términos de generación de caja, en donde el impacto negativo se reduce a únicamente 26M€ al reducir el pago en euros de CapEx, impuestos, e intereses.