El Banco Nacional de Suiza (SNB) ha decidido fijar "con efectos inmediatos" un cambio mínimo de 1,20 francos suizos por euro.

El Banco Nacional de Suiza intenta con ello detener la "masiva" apreciación de la moneda helvética, utilizada como valor refugio por los inversores ante el incremento de la incertidumbre macroeconómica y en los mercados financieros.

"La actual sobrevaluación masiva del franco suizo representa una aguda amenaza para la economía del país y conlleva riesgos deflacionarios", explica el banco central suizo, que con esta medida pretende un debilitamiento "sustancial y sostenido" del franco suizo.

"Incluso un cambio de 1,20 francos suizos por euros resulta elevado y el franco suizo debería continuar debilitándose a lo largo del tiempo", añadió la entidad.