Unos resultados positivos que atribuye a la recuperación del sector financiero.
La entidad francesa ingresó 3.917 millones de euros de beneficio, lo que supone multiplicar por 5,8 el resultado obtenido en el año 2009.
 
En el cuarto trimestre del año, el resultado neto fue cuatro veces el obtenido el mismo periodo del año anterior, con 874 millones de euros, con una rentabilidad del 8,4% y en el conjunto del año del 9,8%, frente al 0,9% del año pasado.
El resultado bruto de explotación aumentó un 65,5% en datos brutos y un 58,4% en comparables hasta 9.873 millones de euros, lo que la entidad vinculó en particular a reducción del costo neto del riesgo en un 28,9% para quedar en 4.160 millones de euros.
Societé Générale espera mejorar incluso estas cifras en los dos próximos años.