Société Générale y HSBC Holdings Plc emitieron bonos en dólares por un valor de casi 3.000 millones de dólares al tiempo que una creciente crisis de deuda soberana reducía las ventas de títulos de renta fija en Europa.
SocGen, en tamaño la segunda entidad prestamista de Francia, vendió pagarés por 2.000 millones de dólares en una oferta de tres partes a unos rendimientos relativos cercanos a los que pagó en una operación similar hace tres meses, antes de que los problemas fiscales de Irlanda inquietaran los mercados de crédito. El británico HSBC emitió deuda por 1.000 millones de dólares en la primera venta referencial por un banco europeo en Estados Unidos en más de un mes.

Esta semana las ventas de deuda en Europa se encaminan a permanecer en el nivel más bajo en diez años, excluidos los periodos festivos. Prestatarios desde el productor de cereales de desayuno Kellogg Co. hasta el fabricante de discos duros Seagate Technology, con una calificación crediticia de basura este último, se sumaron a los bancos en acudir al mercado de bonos de Estados Unidos y vender deuda por 6.450 millones de dólares al día siguiente de haber acordado el presidente Barack Obama prolongar la vigencia de las reducciones de impuestos promulgadas por su predecesor.