José Luis Herrera, analista de CMC Markets, analiza la situación técnica del Ibex 35, el DAX y varios valores españoles que están siendo noticia en estos días. 


Ahora que el Ibex 35 está cerca de sus máximos anuales y el DAX está más alejado de sus máximos. ¿Ve factible una estrategia de pares?

Una estrategia de pares es una forma de entrar en el mercado intentando neutralizar la tendencia, lo importante es hacerlo con activos correlacionados, como estos.

Si comparamos un gráfico del DAX y otro del Ibex 35 desde principios de 2014 se aprecia que la revalorización del DAX ha sido bastante superior a la del selectivo español, en torno a un 25% de diferencia. Esto no quiere decir que necesariamente el Ibex 35 tenga que recortar esta diferencia, pero una estrategia de pares se podría plantear esperando una mayor revalorización del Ibex 35 frente al DAX, por lo que compraríamos Ibex y venderíamos DAX. Es importante tener en cuenta que se tiene que hacer con el mismo nominal, con el mismo dinero, tanto la pata de la compra, como la de la venta.

Nos va a dar igual que el mercado suba o baje, pues lo que nos interesa es que el activo débil, que es el que compramos –Ibex 35-, lo haga mejor que el fuerte, que es el que estamos vendiendo –DAX-. Si los dos suben, tendría que subir más el Ibex y, si los dos bajan, tendría que bajar más el DAX.

En España estamos pendientes de Banco Popular y cómo se está tomando el mercado las últimas noticias relacionadas con el valor. ¿Cómo lo valora?

El Popular tiene una situación rocambolesca. Recientemente un informe de BoAf estipulaba que el Popular tenía activos improductivos por valor de 7.500 millones de euros, mientras que la capacidad de ingresos del negocio para los próximos años se situaba en 1.500 millones al año. Creo que Popular tiene tres posibles soluciones:

  • Vender el banco como un todo y los candidatos querrán que sea a un precio de derribo
  • Venderlo por partes. Es la opción más interesante, pues ahí se podría obtener un precio objetivo más interesante
  • Hacer una macroampliación de capital, que diluiría el valor de la acción y los accionistas podrían entablar demandas colectivas. Además, esta ampliación se tendría que hacer en los próximos años y no podría superar el 50% del capital. Después de la ampliación, que se baraja de 3.000 millones, tendría que haber un proceso de saneamiento y en total se manejan unas necesidades de 4.500 millones en total, que a los precios actuales no salen.

A nivel técnico, aunque es un valor muy arriesgado, si continúa el rebote actual, tiene una zona de resistencia entre 0.75-0.85 euros. Por encima tiene resistencia en 1.05-1.10 euros. por el contrario, en caso de continuidad de las caídas podría haber una oportunidad de compra en la zona de paso de la directriz bajista, en 0.51-0.55 euros.

Santander y BBVA presentarán sus cuentas la próxima semana, 26 y 27 de abril, respectivamente, ¿qué situación técnica presentan antes de resultados?

La situación de BBVA y Santander puede ser también un ejemplo de estrategia de pares, pues desde la zona de mínimos de junio del año pasado marcada por el Brexit y hasta la zona de máximos, el BBVA se ha revalorizado un 60%, mientras que el Santander lo ha hecho un 80%. Tanto BBVA, como Santander se han topado con zonas de resistencia importantes, que en el caso del BBVA son los 7,30 euros, y en el caso del Santander son los 5,80 euros. Además, estas zonas de resistencia coinciden con niveles de resistencia en el Ibex 35. Sería sano para ambos valores que experimentaran un descanso para apoyarse en la directriz alcista que parte de los mínimos del Brexit, que en el caso del BBVA se corresponderían con los 6.50-6.55 euros y, en el caso del Santander, con los 5.20-5.15 euros.

En el Mercado Continuo OHL se ha visto penalizada por el registro de su sede por la investigación de comisiones irregulares en el Canal Isabel II y la detención de su CEO, Javier López Madrid. ¿Cómo ha deteriorado su aspecto técnico la reciente caída?

El que haya estas dudas sobre la práctica que tenga la cúpula directiva no es beneficioso, aunque iremos viendo cómo repercute esto en la cotización. Lo que es innegable es que la evolución previa de largo plazo de OHL es bajista. Ha habido una cierta recuperación desde los mínimos de junio con una canalización, pero que no dice mucho teniendo en cuenta la tendencia bajista previa. La vuelta que ayer tenía el valor era justamente desde zona de techo de canal, lo mismo que le pasó a Indra, que es otra perjudicada por esta situación. También es muy significativo que ayer y hoy la cotización se está conteniendo en zona de soporte relevante, pues ya se frenó en enero del año pasado, en los 3.80-3.85. Si pierde este nivel, podría ir a tantear la base del canal.