Tras el avance de la semana pasada, los grandes bancos vuelven a ceder castigados por los miedos a una quiebra inminente de Grecia y el contagio de Portugal.

Las entidades financieras están viéndose castigadas en todo Europa a medida que se consume el tiempo para que Grecia llegue a un acuerdo con sus acreedores y poder recibir otro tramo de rescate para evitar la quiebra. Además, Portugal, país en el que BBVA y Santander tiene mayor exposción en su cartera de deuda soberana, mantiene la curva de interés de sus bonos a corto y largo plazo invertida. En concreto, los bonos lusos a 10 años ofrecen un interés del 13,43%, tres inferior al tipo exigido a los títulos a dos años que se coloca en el 16,23%.

BBVA pierde un 1,13% hasta los 7,11 euros. Álvaro Blasco, director de Atlas Capital comenta que “la inversión en BBVA de cara al medio plazo es buena, pero en el corto, lo más prudente en deshacer la posición si se tiene alguna plusvalía y entrar en niveles más bajos porque, en los próximos meses habrá incertidumbres que posibiliten entrar a niveles más bajos”. Pero, ¿hasta dónde llegará en el corto plazo? Según José Luis Cava,analista técnico independiente, “el objetivo está en 7,5-8 euros”. No obstante, este experto avisa de que el valor es bajista.

Santander, por su parte, cede un 1,15% hasta los 6,35 euros. Según Cava, “Santander está más débil que BBVA. Se ha movido lateralmente parándose en los 6,5 euros, que ahora son resistencia. Si supera 6,6, podríamos cambiar de opinión”.

GRÁFICO BBVA


GRÁFICO SANTANDER: