La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha decidido suspender cautelarmente, con efectos inmediatos, los títulos de Reyal Urbis, después de solicitar el concurso de acreedores.

Reyal Urbis ha solicitado el concurso voluntario de acreedores tras no lograr un acuerdo con sus bancos para refinanciar la deuda de unos 3.600 millones de euros que actualmente soporta, según informó la inmobiliaria.

La suspensión de pagos de la compañía que controla y preside Rafael Santamaría será así la segunda mayor de la historia empresarial española por volumen de pasivo por detrás de la de Martinsa Fadesa.

La acción cerró con una subida del 7,83% en los 0,12 euros.

Acordó solicitar el concurso en la reunión del consejo de administración celebrada ayer lunes.