Repsol presentará este martes un nuevo plan estratégico para los próximos años 2012-2016 en el que incluirá entre sus prioridades la puesta en práctica de medidas de disciplina financiera con el objetivo de mantener el actual nivel de 'rating'.


En este plan estratégico, Repsol contempla reducir deuda sin renunciar a sus grandes proyectos de 'upstream', que le convierten en una de las petroleras del mundo con mayor potencial en este ámbito.

Repsol ya ha comunicado que invertirá 19.100 millones en cuatro años y su beneficio superará los 3.000 millones en 2016

En concreto, la compañía presidida por Antonio Brufau multiplicará  por 1,8 veces en cuatro años el beneficio neto logrado en 2011, que se situó en 1.700 millones de euros, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) será 1,9 veces superior al registrado el pasado año, que alcanzó los 4.100 millones de euros.   
 

   La petrolera indicó que a partir de este año en adelante el 'pay out', la parte del beneficio destinada a dividendos, se situará entre el 40% y el 55%.


La compañía destacó que su "sólida" posición financiera le permitirá financiar las inversiones previstas en dicho plan, generando además una caja de entre 8.100 y 8.600 millones de euros para dividendos y reducir deuda.

 
El grupo realizará durante el periodo 2012-2016 desinversiones selectivas en activos no estratégicos de entre 4.000 y 4.500 millones de euros.
 

Puede consultar el documento oficial del Plan Estratégico de Repsol 2012-2016 en el PDF adjunto a esta noticia.