Desde que se ha intensificado la crisis los agentes del mercado son cada vez más sensible a cualquier forma de desarrollo político.
 Parece que las cosas se están volviendo más complejas de manejar para muchos políticos que están trabajando intensamente para ganar las próximas elecciones. Los ciudadanos alemanes han dejando claras sus preferencias respecto a una integración presupuestaria mayor, lo cual implicaría una soberanía más de débil en los países europeos. Son también muy reticentes al nuevo paquete de medidas financieras para los países del sur a menos que crean que las reformas estructurales se estén llevando a cabo realmente. Por su parte, la canciller alemana no parece que tenga intención de dar su brazo a torcer si quiere ser reelegida.

Mientras tanto, Mario Dragui se ha comprometido a hacer “lo que haga falta” para salvar la Eurozona. Deberíamos tener más detalles el 6 de septiembre, pero de momento el resultado más positivo ha sido que los rendimientos italianos y españoles a 10 años casi han caído a sus niveles más bajos en un mes (al 5.45 % y al 6.75% respectivamente, bajando de 70 a 100 puntos básicos). Sin embargo, los pronósticos sobre el mercado de bonos soberanos no son del todo claros ya que Europa y más específicamente los países del sur, se encuentran en una profunda recesión.

El sector corporativo por su parte, muestra todavía una mayor visibilidad. Los últimos resultados publicados son alentadores. En la primera mitad de 2012, la mayoría de las publicaciones sobre beneficios se encontraban en línea, e incluso por encima de las expectativas, y las compañías más resistentes son aquellas que han conservado un cierto grado de independencia con su mercado doméstico. Este es el factor clave mientras la crisis continúe afectando a las empresas con una exposición demasiado amplia al sur de Europa.

Asimismo, el contexto económico permanece dentro de cierto pesimismo y creemos que podría tener lugar un impacto más notable en el sector corporativo durante la segunda parte del año. Esperamos que el PIB de la Eurozona descienda entre un 0.5% y un 1% en 2012. Ante este escenario, el bond picking y la precaución ya no son una opción, sino una necesidad si se quiere generar retornos. Actualmente favorecemos las estrategias carry trade a corto y medio plazo, en bonos Investment Grade y High Yield.


Etienne Gorgeon, director de renta fija en Edmond de Rothschild Investment Managers