Portugal ha logrado colocar el máximos de deuda previsto, 3.000 millones de euros, en una subasta de deuda a corto plazo.

Portugal ha conseguido colocar 3.000 millones de euros en la subasta de hoy. De hecho, es la emisión de mayor cuantía de todas las realizadas por el país desde que el pasado año solicitara su rescate, según Reuters.

La rentabilidad media de las letras a 3 meses bajó, desde el 4,068% de la anterior subasta, hasta el 3,845%. En los títulos a 6 meses el interés bajó, del 4,463%, al 4,332%.

Además, las peticiones superaron la oferta 10,3 veces en las letras a 3meses, 2,5 veces en el caso de los títulos a 6 meses, y 2 veces en los bonos a un año.

Como ayer sucediera en España, los inversores han dado la espalda a las amenazas de las agencias de rating, pues hoy Standard & Poors rebajaba la nota de los cinco bancos más importantes del país y dos de sus entidades subsidiarias. La agencia basaba su juicio en el descenso de capacidad para conceder créditos de estas entidades. En un comunicado divulgado hoy, la agencia anunció que recorta en dos escalones sus calificaciones al Banco Santander Totta, el Banco Comercial Portugués (BCP), la estatal Caixa Geral de Depósitos (CGD), el Banco Portugués de Inversiones (BPI) y una subsidiaria de este último. También disminuyó, aunque sólo en un nivel, el rating del Banco Espirito Santo (BES) y una de sus subsidiarias especializadas en inversiones.