Se cierra así la puerta a la posibilidad que planteaban muchos políticos sobre la conveniencia de que Portugal accediera ahora a un crédito y que fuera el nuevo ejecutivo el encargado de gestionar las condiciones del rescate.

El presidente de la c, José Manuel Durao Barroso, asegura que Portugal no puede acceder a "un
programa puente de financiación mientras negocia con la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional un plan de rescate a medio plazo de su economía".

A pesar de la intención obvia de varios políticos portugueses inclinados por esta opción previa a las elecciones de junio, Barroso aseguró que el acceso a un paso intermedio no es posible puesto que "las normas comunitarias lo impiden."