El futuro continuo del crude oil se encuentra muy cerca del paso de la directriz bajista principal desde los máximos de enero y febrero en 55,3 dólares/barril.

Su superación es importante ante la situación comprimida en los indicadores semanales, que sugieren un movimiento acusado de cara a las próximas semanas. Las posiciones bajistas en los “non commercials” americanos, en niveles extremos, hacen prever un escenario de ruptura alcista.

Recomendación: COMPRAR encima 49,5 dólares/barril.