Un pequeño fabricante noruego de navegadores en Internet ha emitido la primera querella contra Microsoft ante la Comisión Europea, después que el gigante del software perdiera un crucial caso antimonopolio a principios de año. Opera Software dijo que se había quejado porque Microsoft vincula ilegalmente su navegador, Internet Explorer, con el dominante sistema operativo Windows. Microsoft también está "dificultando la interoperabilidad al no seguir las normas aceptadas para Internet", dijo la compañía.