Siguiendo la senda del recorte del déficit actual y la reforma gubernamental, según acaba de publicar ABC News, el presidente Obama, en el discurso de esta noche, propondrá una congelación de los presupuestos generales durante los cinco próximos años en todos aquellos asuntos que no estén relacionados con la seguridad nacional.


Esta propuesta confirma el objetivo del presidente Obama de reducir el actual déficit de país, así como su abultada deuda, y además contentará a los republicanos (que ya son mayoría en la Cámara de Representantes), donde gran parte de sus miembros están afiliados al Tea Party.

Por otra parte, el presidente propondrá nuevos gastos en áreas concretas para así hacer frente al asunto de "Cómo Ganamos al Futuro": innovación, educación e infraestructuras. Pero esos incrementos serán propuestos como parte de este programa de congelación presupuestaria.