El presidente de EEUU, Barack Obama, prevé la creación de 600.000 empleos en los próximos meses gracias a la puesta en marcha de una decena de nuevos proyectos que serán financiados con cargo al plan de estímulo de 787.000 millones de dólares (567.400 millones de euros), que fue aprobado por el Congreso el pasado mes de febrero.
Los diez nuevos proyectos contemplan la creación de empleos en ámbitos tan diferentes como el tratamiento de aguas, centros de salud, actuaciones de rehabilitación en bases militares e infraestructuras, parques nacionales e inversiones en escuelas para la contratación de más profesores.

"Tenemos un largo camino por delante en nuestra recuperación, pero lo estamos haciendo de la manera correcta", dijo Obama en un comunicado, que se hace público apenas tres días después de que el Departamento de Empleo informara de que la economía de EEUU destruyó 345.000 puestos de trabajo en mayo, cuando la tasa de paro se elevó al 9,4%, su máximo en un cuarto de siglo.

La Administración Obama afirma que sus medidas de estímulo han contribuido a la creación o al mantenimiento de unos 150.000 empleos desde su puesta en marcha en febrero.