Debe de ser que en la Comunidad Valenciana nos merecemos esto, porque a tenor del mapa financiero patrio las que existían relevantes han desaparecido fruto de la mala gestión de sus directivos y gestores, es el modelo político de gestión de entidades que no se debe repetir , frases como “ lo peor de lo peor “ aun retumban en nuestras cabezas extrañados de la dureza de las mismas expresadas públicamente por el máximo responsable del BdE en aquellos momentos, al final han resultado benevolentes a tenor de los datos aparecidos después.
Modelos como la Cam/Bankia o B. de Valencia,  que tenían infectadas todas las plazas con oficinas, han resultado un fiasco. No por la estrategia del negocio ni por los profesionales que en ellas trabajaban si no por la falta de capacidad demostrada de sus dirigentes, que las pilotaban y que, sin rubor, declaran en los juzgados el “yo no sabía de esto" . Solamente les faltaba añadir “estaba solo por cobrar “. Tamaña irresponsabilidad es digna de recordar todos los dias, el carpetazo a esta situación ha supuesto que estas entidades desaparezcan y sean vendidas por “un duro" a otras entidades con balances menos estropeados aprovechándose los compradores del valor intrínseco de las mismas entre otras cuestiones y dejando lo que es más importante si cabe que el asunto económico, el valor que para el tejido social tenia la importante labor social que desapañaban y que ha dejado muchas instituciones al borde del propio abismo, desamparando a personas que contaban con esta protección y que ya nunca la tendrán por muchas palabras altisonantes de los nuevos gestores comprometiéndose a mantenerla.

Las situaciones de la Cam y Bankia parece que ya están encuadrados y metidos en otro saco mayor de problemas, están en otros niveles de desastre , el caso del B.de Valencia es un caso especial, intervenida en Noviembre del 2011 parece que no la quiere nadie. Demasiado pequeña para el nuevo escenario financiero y muy castigada por la gestión de sus directivos casi en su totalidad procesados y con tasas de mora superiores al 14% oficiales. La realidad es otra. Dada esta situación parece que se quiere empezar sin más demoras. Ya se ha perdido mucho tiempo en un proceso de saneamiento que eliminará oficinas y personas adelgazando su estructura a la vez de dotarla de una mayor capitalización para después regalársela algún grupo que quiera hacerse cargo de la misma, mal final para entidades centenarias que cumplieron su función para lo que fueron creadas en el caso de las cajas y que ahora se ven abocadas a esta desastrosa situación sin ningún culpable que pague por ello.

Son distintos lo escenarios del B. de Valencia que las cajas evidentemente. En estas últimas su fin era social, el banco tenía que ganar dinero para sus accionistas, aunque ahora las pérdidas se socialicen en parte, las ganancias ya están en los bolsillos de cada cual y eso no se vuelve. Y a todo esto ¿dónde están esas auditoras que corroboraban sus cuentas?  La verdad es que no se sabe, no he visto ninguna petición de responsabilidades por ninguna parte.

Ahora parece todos se extrañan que las entidades tenían créditos mal clasificados y sin provisionar por importe superior a 7.000 millones, como declara la ultima auditoria. La última repito, pueden venir mas y hay que tener en cuenta que estas auditorías están realizadas a distancia con la información facilitada por las entidades, y no es la primera vez que se hacen y cada vez que se ordena una es peor que la anterior. Se dice que esta ha durado varios meses ,dos en concreto. ¿Vds., se creen que se puede auditar el sistema financiero español en dos meses? Eso no es una auditoria es otra cosa, no te puedes fiar de la información suministrada, los ejemplos recientes de stress test y auditorias están plagados de errores y no sirven, de ahí que los inversores internacionales no se crean la información que los bancos ponen en los papeles...”Somos así”, el Banco de España ha realizado un papel digno de estar oculto perdiendo toda su credibilidad internacional ,por lo que se ha tenido que recurrir a otras consultoras y auditoras internacionales, que son más creíbles .

Rafael Montava Molina
Consultor Financiero Empresarial