La renta variable española se desinfla poco a poco después de que la agencia de calificación crediticia Moody´s haya recortado cinco escalones el rating de Irlanda. El Ibex35 cotiza con dudas que le llevan a sumar tan sólo un 0,18% y  mantiene, aunque por poco, los 10.000 puntos.

Nuevo golpe a la confianza europea. La agencia de calificación Moody's ha recortado cinco escalones el rating de Irlanda, desde Aa2 hasta Baa1, debido a las incertidumbres económicas por las que atraviesa el país, que recibirá una ayuda de 22.500 millones de euros del Fondo Monetario Internacional (FMI) y de la UE. Una decisión que se produce después de que esta semana Moody´s amenazara con rebajar el rating de la deuda España, además de desvelar que las pérdidas a las que se enfrenta el sector financiero español ascienden a 176.000 millones de euros, el doble de lo declaro por el sector.

Ante este escenario, los dos grandes bancos, tras tímidos avances, se tornan en negativo. Y es que después de que los expertos de Macquarie hayan rebajado el precio objetivo de Santander desde 8,9 a 7,7 euros por acción, con consejo de infraponderar, la entidad que preside Emilio Botín cede un 0,18%. Por su parte, las acciones de BBVA ceden un 0,73%. El resto de pesos pesados se mantiene en números verdes, Telefónica consigue repuntar un 0,23%, Iberdrola gala un 0,53% mientras Repsol YPF avanza un 0,70%.

Rojo también entre el resto del sector financiero, Banco Sabadell pierde un 0,03%, Bankinter se deja 0,07%, Banco Popular cae un 0,02% mientras Banesto consigue sumar un 0,17%.

Del lado de los avances, Gamesa repunta un 1,31%, ArcelorMittal avanza un 1,31%, Endesa se anota un rebote del 1,02% mientras las acciones de Enagás ascienden un 0,60%.