La canciller alemana, Angela Merkel, ha descartado la posibilidad de cualquier renegociación del pacto de disciplina presupuestaria acordado por veinticinco gobiernos europeos, a la par que ha rechazado las críticas que acusan al bloque del euro de no prestar atención al crecimiento.
"El pacto fiscal ya ha sido discutido, firmado por veinticinco gobiernos y ratificado ya por Portugal y Grecia. Los parlamentos de toda Europa están a punto de adoptarlo e Irlanda lo someterá a referéndum a finales de mayo", expone la líder de los conservadores alemanes en una entrevista concedida a medios alemanes. "No es renegociable", concluye.  El candidato socialista a la presidencia de Francia, Francois Hollande, que se enfrenta en la segunda ronda electoral a Nicolas Sarkozy, ha asegurado en repetidas ocasiones que si finalmente llega al Elíseo buscará renegociar los términos de dicho acuerdo para incluir medidas de estímulo económico y monetario.

"La cuestión del crecimiento, de la que se está hablando, constituye el segundo pilar de las políticas demandadas, junto a unas finanzas públicas sólidas", añade Merkel.

Lo que sí estaría dispuesta a aceptar la canciller alemana es a añadir un anexo al pacto fiscal en el que se detallen los pasos para volver al crecimiento. Según ha informado Bloomberg, en estos momentos existen negociaciones en este sentido. Entre las prescripciones para el crecimiento se encontrarán pasos para mejorar la competitividad y reformas estructurales, y se espera que estas modificaciones entren en vigor como fecha límite la cumbre del 18-19 de junio del G20 en México.