Esta semana concluía un mes de abril caracterizado por la lluvia, donde el sol ha brillado por su ausencia en las principales plazas bursátiles europeas, y es que los principales índices del viejo continente han registrado sus peores datos desde que diese comienzo el año. Sin embargo, al otro lado del Atlántico, la tormenta parece no haber azotado con tanta fuerza y, así, los principales índices norteamericanos han quedado mayoritariamente planos. A tal respecto, el índice Dow Jones registraba un ligero avance del 0,50%, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq Composite experimentaban ligeros retrocesos, siendo la bajada de este último la más acusada, concretamente del 1,33%.
 
Tras meses de subidas generalizadas, los mercados estadounidenses parecen haberse dado un respiro donde poder asentar sus bases y de esta forma prepararse ante los futuros acontecimientos que se registren, tanto en su mercado doméstico como en los mercados internacionales.

Si realizamos un breve resumen de lo acontecido en el cuarto mes del año en el mercado americano, el mes de abril se ha caracterizado por la publicación de cifras mixtas a nivel macro, y tras una análisis más exhaustivo de los resultados de los diferentes índices, se traduce que la economía norteamericana continúa recuperándose a un ritmo moderado. A nivel de política monetaria, los tipos de interés se mantienen a niveles cercanos al 0% y no hay perspectivas de un incremento de los mismo hasta mediados de 2014. Por su parte, la inflación en el último mes ha experimentado una ligera subida, especialmente motivada por el incremento del precio del petróleo. Finalmente, a finales de abril, se anunciaba la primera lectura del PIB del 1T que se situaba en el 2,2% quedando tres décimas por debajo de la lectura esperada por el consenso de analistas del 2,5%. No obstante, en la última reunión celebrada por la Fed, el FOMC anunciaba una revisión al alza en las proyecciones de crecimiento para este año, pasando de un rango de 2,2%-2,7% a 2,4%-2,9% aunque disminuían ligeramente las  proyecciones para 2013 y 2014.

A nivel corporativo, abril marcaba el comienzo del anuncio de datos empresariales correspondientes al primer trimestre fiscal del año y contra todo pronóstico se ha registrado un aluvión de resultados positivos frente a las bajas expectativas que el mercado había anticipado para este periodo, destacando, las mejoras experimentadas por las instituciones bancarias. No obstante, el sector financiero norteamericano debe continuar ajustándose a las nuevas reglas impuestas por el gobierno estadounidense y el mercado internacional, por lo que en los próximos años deberán continuar realizando severos ajustes en sus balances y modelos de negocio. El pasado jueves, 19 de Abril, el gobierno estadounidense anunció que las instituciones financieras tendrán dos años para prepararse antes de que la Regla Volcker entre en vigor en la segunda mitad de 2014 (que limita la toma de riesgos financieros por parte de instituciones que formen parte de la banca comercial) y que servirá como antesala a la implantación de Basilea III el 1 de enero de 2019. En otros sectores, destacan los datos anunciados de empresas como Yahoo, Google, Alcoa, Coca-Cola, Kimberly Clark, Microsoft y McDonalds, entre otras.

Ayer, comenzaba el mes de mayo con signo positivo tras la excelente lectura del ISM Manufacturero que, con una puntación de 54.8, registraba el mejor resultado registrado por este indicador desde junio de 2011. Mayo, sin duda alguna, va a ser un mes de vital importancia, no sólo porque desde el viejo continente parece que se van a comenzar a implementar medidas con un mayor enfoque hacia el crecimiento, sino porque en Estados Unidos se espera que continúe la mejora de sus indicadores y a nivel bursátil se va a producir un cambio relevante en el índice estrella del sector tecnológico.

En esta línea, en el transcurso del día de hoy, se va a  llevar a cabo un rebalanceo en el índice Nasdaq 100, por lo que Apple pasará de pesar un 20% a 12% y Microsoft pasará a representar el 8% del índice. Esta decisión de reajuste de la composición del índice, anunciada el pasado 5 de abril, por Nasdaq OMX Group Inc., se debe a la gran influencia que Apple tiene en la trayectoria del Nasdaq 100, índice bursátil formado por  las cien mayores empresas no financieras que cotizan en el NASDAQ Composite y que incluyen empresas del sectores tecnológico, telecomunicaciones, ventas minoristas y biotecnología. De hecho, Apple ha llegado a representar más del 19% de la composición total del Nasdaq 100, mientras que otras compañías como Microsoft u Oracle sólo representaban un 4% y 3% respectivamente y de ahí que se haya considerado este cambio para que el índice pueda replicar de manera más fiel la trayectoria del Nasdaq 100.

Finalmente, aunque aún no se ha confirmado definitivamente la fecha de la OPV de la red social más importante del planeta, se baraja que finalmente Facebook podría salir a bolsa el próximo 18 de Mayo, según informó ayer the Wall Street Journal. Por tanto, y aún cuando sólo acaba de comenzar el mes, Mayo parece que va a venir cargado de anuncios, cambios, datos macro y empresariales que no dejaran indiferentes a los mercados.