Los inversores han sido muy escépticos con las promesas del nuevo gobierno brasileño acerca del nuevo programa de ajuste fiscal.

Pero los últimos movimientos en los futuros de los tipos de interés sugieren que este sentimiento está cambiando.

Según el gráfico de Bloomberg, los contratos con vencimiento en enero de 2013 han subido con fuerza este año debido a las expectativas de que el Banco Central pudiera verse forzado a nuevas subidas en los tipos de interés para hacer frente a la creciente inflación. Pero desde finales de la semana pasada, los mismos contratos de futuro han caído desde los máximos de 12.99 hasta por debajo de los 12.70 que registran en el día de hoy.

¿Cómo ha podido ocurrir? El detonante ha sido una serie de rumores de que el gobierno podría poner en marcha un plan de recortes fiscales durante las próximas horas, del orden de 50,000 millones de reales. Lo que equivale al 1.5% de su PIB.

Como muestra una reciente encuesta del banco central, los inversores consideran que un plan de recorte de gastos equivalente al 1% de su PIB podría tener el mismo efecto sobre la inflación que una subida de tipos del 1%.